La policía israelí entró hoy en la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, para reducir a jóvenes palestinos que les lanzaban piedras, informaron fuentes policiales a Efe.

Los incidentes comenzaron tras el rezo musulmán del mediodía en la Explanada, cuando un grupo de jóvenes palestinos empezó a lanzar piedras contra los policías israelíes que se encontraban en la "Puerta Marroquí", adyacente al Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado para el judaísmo.

"Después de las oraciones del viernes en el Monte del Templo (nombre que dan los judíos a la Explanada de las Mezquitas), varios jóvenes empezaron a lanzar piedras contra los policías que estaban en cerca de la Puerta Marroquí", explicó a Efe el portavoz policial israelí, Miki Rosenfeld.

Según él, "tras quince minutos de ser atacados con piedras, los agentes respondieron entrando en el Monte del Templo para dispersar a los alborotadores, lo que hicieron en un cuarto de hora utilizando granadas de estruendo", añadió.

El portavoz aseguró que no se produjeron heridos y que la policía detuvo a tres personas antes de abandonar el lugar.

Uno de los detenidos está acusado de lanzar piedras y los otras dos de incitar a la violencia.

El pasado viernes (día sagrado musulmán) las autoridades israelíes impidieron la entrada en la Explanada a los adultos menores de 45 años, restricción que se impone a menudo los viernes para evitar disturbios y que impide a miles de fieles palestinos entrar a rezar en el tercer lugar más sagrado para el islam.