El Gobierno de Hugo Chávez se mostró hoy tranquilo con la deuda adicional de 45.000 millones de bolívares (10.465 millones de dólares), aprobada este jueves en la Asamblea Nacional, porque está convencido de que el país tendrá "mayores ingresos cada día".

"El presidente Chávez está pidiendo un crédito, que podemos pagar (...) porque Venezuela tiene hoy una economía fuerte, porque el ingreso nacional petrolero nos pertenece a todos (...) y porque Venezuela va a tener cada día mayores ingresos", dijo el vicepresidente venezolano, Elías Jaua, en un acto público.

"El presidente Chávez no es un irresponsable, el país lo sabe (...) y si solicitó esa ley para endeudarse es porque sabe que puede hacerlo y sabe que es para el bienestar de nuestro pueblo", señaló con relación a los fondos pedidos, que se suman a los 54.000 millones de bolívares (12.558 millones de dólares) presupuestados como deuda para 2011.

Jaua, que participó en un acto relacionado con la entrega de recursos en el marco de la Misión Agrovenezuela, indicó como ejemplo que el presidente "ahorita" no tenía 10.000 millones (unos 2.325 millones de dólares) para seguir apoyando ese proyecto de apoyo a este sector.

"Gracias a Dios y a la mayoría revolucionaria" de la Asamblea Nacional (AN), que dio visto bueno al endeudamiento extra, Venezuela ya tiene "la autorización para pedir el préstamo", dijo.

"Es algo absolutamente viable y que la economía venezolana soporta. Eso es mentira de que estamos hipotecando a los hijos y a los nietos, mentira", subrayó.

La AN, de mayoría oficialista, aprobó ayer la Ley de Endeudamiento Complementario para 2011 solicitada por Chávez el pasado 31 de mayo, aduciendo la necesidad de fondos para construcción de viviendas, ayudar a los agricultores afectados por las lluvias de las últimas semanas e impulsar el empleo.

La alianza opositora rechazó hoy en un comunicado el endeudamiento extra por considerarlo "ilegal y violatorio de la Constitución" y por entender que duplicar la deuda "no garantiza que los problemas sean resueltos" como, a su entender, se ha demostrado en doce años de gestión.

Además, critican que el Gobierno amplíe la deuda en momentos en que ya tiene ingresos extraordinarios después de que el barril venezolano ronda los 100 dólares, más del doble de los 40 en los que se basa el presupuesto fiscal para 2011.