El vicepresidente de China, Xi Jinping, emplazó hoy a los países de América Latina y el Caribe a avanzar "de la mano" hacia el desarrollo e hizo un llamado a fortalecer la cooperación política, económica y cultural.

En una conferencia que dictó en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en Santiago, Xi afirmó que China y los países de la región se hallan en "fases cruciales de desarrollo socio-económico".

El vicepresidente chino aseguró que durante la primera década del siglo XXI se profundizó la "amistad" y las relaciones económicas entre China y Latinoamérica, cuyo intercambio comercial aumentó un 28,4 por ciento de promedio anual.

"Al entrar en la segunda década del siglo XXI estamos asistiendo a renovadas oportunidades de desarrollo de las relaciones chino-latinoamericanas y caribeñas", apuntó Xi Jinping, considerado como el principal candidato a suceder a Hu Jintao como presidente de China.

En el ámbito político, sostuvo que China y los países latinoamericanos "deben ser socios que se tratan el uno al otro con respeto, sinceridad y confianza recíproca".

En lo económico, el vicepresidente chino invitó a la región a trabajar para lograr un desarrollo "integral, profundo, balanceado y sostenible".

"La parte china se encuentra dispuesta a trabajar con los países de la región para aumentar la exportación mutua de productos de alto valor agregado, ampliar el tamaño del comercio y optimizar la estructura comercial", subrayó.

Xi Jinping se comprometió a seguir estimulando a las empresas del gigante asiático para que aumenten los negocios en la región, donde el año pasado invirtieron cerca de 15.000 millones de dólares, el 9 por ciento del total de la inversión extranjera directa (IED).

En el plano internacional, Xi aseguró que el Gobierno chino respaldará a los países de América Latina y el Caribe "para que jueguen un papel de mayor relevancia en los asuntos internacionales", a fin de preservar "los derechos e intereses legítimos de los países en vías de desarrollo".

Xi Jinping recalcó que su país, a pesar de la tasa de crecimiento del 10,3 por ciento que registró en 2010 y las buenas perspectivas para los próximos años, no ha conseguido aún superar el subdesarrollo.

"China, país populoso y de bases frágiles, padece un gran desequilibrio en el desarrollo, registrando un nivel aún bajo del PIB per cápita con más de 100 millones de habitantes por debajo del umbral de la pobreza", indicó.

Algunas de las dificultades que atraviesa son el desarrollo desequilibrado entre la ciudad y el campo o compaginar el crecimiento económico con el respeto del medio ambiente, precisó Xi Jinping.

Pese a estos inconvenientes, el vicepresidente aseguró que China se ha convertido en la segunda mayor economía mundial, la primera potencia exportadora, la segunda importadora y la cuarta nación con el mayor número de patentes de inventos.

En tanto, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, destacó al presentar a Xi Jinping el "manejo económico prudente" que tuvo China durante la reciente crisis financiera.

Esto favoreció la "vigorosa" recuperación de la región, especialmente de Sudamérica, debido a las exportaciones hacia el gigante asiático.

"Para nuestra región China es el primer destino de las exportaciones de Brasil y Chile y el segundo para Costa Rica, Cuba, Perú y Venezuela. Nuestras proyecciones indican que hacia mediados de esta década China desplazará a la Unión Europea como el segundo socio comercial de la región", dijo Bárcena.

La responsable de la Cepal sostuvo que la relación entre China y América Latina "está lo suficientemente madura como para dar un salto de calidad".

Para ello, es necesario, entre otras cosas, diversificar el comercio, que actualmente se concentra en la exportación de materias primas de Latinoamérica hacia China y en la importación de manufacturas del país asiático.

Xi Jinping, que ayer se reunió con el presidente chileno, Sebastián Piñera, cierra en Chile una gira que en los últimos días lo llevó a Italia, Cuba y Uruguay.