El jamaicano Usain Bolt, plusmarquista mundial de los 100 y 200 metros, logró la mejor marca mundial del año en el doble hectómetro, tras imponerse en Oslo, quinta prueba puntuable de la Liga de Diamante, con un tiempo de 19.86 segundos.

Una marca, que sirve para disipar en parte, las dudas que el caribeño en este arranque de temporada, en la que Bolt "tan sólo" había podido correr, en dos ocasiones, en 9.91 los cien metros, doce centésimas más que el estadounidense Tyson Gay, que lidera la clasificación mundial con una marca de 9.79.

Incluso su compatriota Steve Mullings, que corrió el pasado sábado el hectómetro en 9.80 en la localidad estadounidense de Eugene, cuenta este año con una mejor marca que Bolt, que parece no inquietarse en espera de los mundiales de Daegu.

Una espera que Usain Bolt parece dispuesta a aderezar con fogonazos como el protagonizado en Oslo, donde el jamaicano se convirtió en el máximo protagonista de los Bislett Games con su triunfo en los 200 metros -19.86- por delante del noruego de origen gambiano Jaysuma Saidy Ndure, segundo, con un tiempo de 20.43.

Bolt se convierte de este modo en el segundo hombre esta campaña en bajar de los veinte segundos, un logró que hasta ahora tan sólo había conseguido su compatriota Nickel Ashmeade, que firmó el pasado mes de mayo en Kingston una marca de 19.95, nueve centésimas más que el registro de Bolt en Oslo.

El velocista jamaicano, no fue el único, sin embargo, en marcharse de la capital noruega con una mejor marca mundial del año en el bolsillo, ya que el keniano Paul Kipsele Koech, en los 3.000 obstáculos, y la marroquí Halima Hachlaf, en los 800, también lograron el mejor registro del curso.

Koech se convirtió en el primer atleta en baja esta temporada de los 8:02 minutos, tras imponerse en Oslo con una marca de 8:01.83, casi cuatro segundos menos que el segundo clasificado, el también keniano Brimin Kiprop Kipruto, que hasta hoy poseía la mejor marca mundial del año con un tiempo de 8:02.28.

Una prueba en la que el español Antonio Jiménez Pentinel logró su mejor marca del 2011, tras acabar en la novena plaza, con un tiempo de 8:26.16 minutos.

Por su parte, la marroquí Halima Hachlaf se colocó como la nueva líder mundial de los 800 metros, tras imponerse en Noruega con un crono de 1:58.27, en una prueba en la que la sudafricana Caster Semenya, vigente campeona mundial, acabó tercera con una marca de 1:58.61 minutos.

Igualmente satisfecho salió de los Bislett Games el atleta español Diego Ruiz, que logró su mejor marca personal en la milla, tras quedar noveno, un puesto por delante de su compatriota Álvaro Rodríguez, con un tiempo de 3:57.21 en una prueba en la que se impuso el keniano Asbel Kiprop.

Mejor marca personal, que también logró en los 5.000 metros, la española Dolores Checa, con una registro de 14:46.30 minutos, que concluyó séptima en Oslo, donde el español de origen cubano Frank Casañas logró el segundo puesto en lanzamiento disco, con un mejor lanzamiento de 64.54 metros.