El principal grupo opositor libio pidió al mundo una urgente ayuda financiera en apoyo de la rebelión contra Moamar Gadafi y dijo que una reunión de naciones que apoyan la misión militar de la OTAN en Libia será un "fracaso total" si no aporta dicha ayuda.

Mientras altos funcionarios de la coalición se reunían en los Emiratos Arabes Unidos a fin de prepararse para la era post-Gadafi en Libia, el ministro de finanzas del Consejo Nacional de Transición lamentó que la comunidad internacional no hubiese comprendido todavía las necesidades del pueblo libio después de meses de violencia.

Alí Tarhuni dijo que los extranjeros no han cumplido con sus promesas de ayuda e instó a las naciones a permitir que el consejo use los bienes congelados del régimen de Gadafi como garantía para conseguir préstamos.

"Nuestro pueblo se está muriendo", dijo el ministro a la prensa en un evento suplementario de la conferencia en Abu Dhabi. "Han pasado casi cuatro meses y hasta ahora no se ha materializado nada. Nuestro mensaje a nuestros amigos es que ojalá cumplan lo que prometen".

Italia respondió rápidamente y prometió casi 600 millones de dólares para las "necesidades cotidianas" del consejo. Asimismo, instó a otras naciones que apoyan la acción de la OTAN contra Gadafi a suministrar apoyo financiero similar.

Maurizio Massari, un vocero de la cancillería italiana, dijo el jueves que el tiempo apremia y que los rebeldes necesitan ayuda inmediata.

El consejo dijo que necesita unos 3.000 millones de dólares para los próximos meses, pero sus apelaciones al reconocimiento diplomático y el apoyo financiero han enfrentado altibajos. Pese a que unas pocas naciones han reconocido al consejo como el gobierno legítimo de Libia, Estados Unidos no lo ha hecho. Eso ha demorado los esfuerzos por liberar unos 30.000 millones de dólares en bienes libios congelados en cuentas estadounidenses. Estados Unidos y otros han suministrado ayuda humanitaria y militar no letal, pero Tarhuni dijo que no era suficiente.