Presuntos narcotraficantes abrieron fuego el jueves contra agentes federales estadounidenses desde el lado mexicano del Río Bravo, y las autoridades respondieron al fuego e hirieron a por lo menos tres sospechosos, informaron funcionarios en Texas.

Habían trascendido pocos detalles sobre el tiroteo ocurrido en la madrugada. El enfrentamiento comenzó después de que agentes estadounidenses, que realizaban un patrullaje en lanchas, trataron de incautarse de un cargamento de drogas en el Río Bravo, informó Tela Mange, vocera del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

Mange dijo que no podía revelar si algún agente federal estadounidense fue herido. Añadió que los agentes fueron blanco de "disparos intensos", pero no señaló cuánto duró el tiroteo.

Las autoridades informaron que fueron notificados funcionarios mexicanos sobre dos embarcaciones "cargadas de drogas", las cuales fueron abandonadas después del enfrentamiento a tiros.

La Patrulla Fronteriza dijo que todas las preguntas sobre el caso debían hacerse al Departamento de Seguridad Pública, que utilizó a sus agentes de elite conocidos como Rangers de Texas, en el intento de incautación.

No es la primera vez que ocurre un tiroteo a lo largo de la frontera entre Texas y México. Desde enero del año pasado, el Departamento de Seguridad Pública ha rastreado al menos una docena de casos de disparos desde México hacia Texas. Los agentes estadounidenses han respondido en algunos de esos casos.

No se ha reportado ninguna autoridad estadounidense herida en esos tiroteos.

El enfrentamiento ocurrió en el condado de Hidalgo, a unos 386 kilómetros (240 millas) al sur de San Antonio, dijo Mange.