Los pobladores peruanos de una localidad fronteriza con Bolivia reanudaron el bloqueo un puente binacional y obstruyeron el paso a exportaciones bolivianas que salen por puertos peruanos, confirmó el jueves la policía.

Los lugareños buscan que el gobierno elimine cualquier explotación minera en la región de Puno, en la frontera. Iniciaron la protesta el 9 de mayo, con una tregua de cuatro días por las elecciones presidenciales del domingo 5 de junio, y reanudaron el bloqueo el miércoles.

Los pobladores creen que la explotación de yacimientos de plata por la minera canadiense Bear Creek contaminaría aguas que usan para la agricultura. Bear Creek niega cualquier contaminación.

Tomás Guibert, jefe policial de la región Puno en la frontera con Bolivia, confirmó a la AP que el puente internacional de Desaguadero "se encontraba bloqueado" desde el mediodía del miércoles.

Desde el lado boliviano, Jimmy Escalante, dueño del hotel "Marbella", muy cerca de la frontera peruana, dijo telefónicamente a la AP que "hay pocos camiones bolivianos que no pueden pasar a Perú, todavía no son muchos".

Javier Pari, un dirigente de los manifestantes en el lado peruano, dijo telefónicamente a la AP que "hay como ochocientos policías que están en Desaguadero, si ellos nos provocan nosotros responderemos. No les tenemos miedo".

Pari dijo que han bloqueado el paso con piedras y que no dejan salir ni entrar a nadie.

Afirmó que esperaba que el presidente Alan García "solucione este problema, en Lima, (porque) él no debe ser sordo a lo que pedimos desde Puno".

El ganador de las elecciones presidenciales Ollanta Humala dijo en una entrevista televisiva que "correspondería al gobierno saliente (de García) resolver ese problema, si no me está dejando una papa caliente".