Cinco jugadores de la selección mexicana de fútbol arrojaron positivo a clembuterol en controles antidopaje y quedaron separados del plantel que enfrentaba el jueves a Cuba por la Copa de Oro.

El portero Guillermo Ochoa, los defensas Edgar Dueñas y Francisco Rodríguez, y los mediocampistas Christian Bermúdez y Antonio Naelson "Sinha" arrojaron positivo en las pruebas realizadas el 21 de mayo, antes del inicio del torneo de la CONCACAF, y cuyos resultados se recibieron el miércoles por la noche, dijo el jueves el secretario general de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), Decio de María.

"Lo que presumimos en este sentido es que se tuvo una ingesta de material contaminado, ya sea de pollo o carne", declaró De María a Milenio Televisión.

"Ahora viene una etapa muy dura, separar a jugadores de selección, abrir investigaciones", dijo. "Mientras tanto, es un momento desagradable tomar este tipo de decisiones (separarlos del plantel), pero tenemos una responsabilidad".

Señaló que mientras se realiza la investigación, los cinco jugadores no podrán participar en la Copa de Oro "o cualquier otro torneo". Después del partido del jueves en Charlotte, México cierra la primera ronda el domingo en Chicago contra Costa Rica.

La CONCACAF informó en su página de internet que su comité de selecciones se reunirá el viernes para analizar la situación, incluyendo la posibilidad de que México reemplace a los jugadores separados.

De María señaló que la presunción es que los jugadores pudieron comieron carne o pollo contaminados con clembuterol durante la concentración del "Tri" en los días previos al control.

En defensa de los jugadores, De María hizo referencia al reciente caso de Alberto Contador, el campeón del Tour de Francia que fue absuelto por la federación española de ciclismo tras arrojar positivo a clembuterol durante esa carrera del año pasado.

Contador alegó que su resultado positivo fue culpa del consumo de carne contaminada. La Unión Ciclista Internacional y la Agencia Mundial Antidopaje apelaron la decisión de la federación española ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

"Todo parece indicar que es un accidente, muy desafortunado", expresó De María. "En el país se han encontrado números crecentes de ingestas (carne) que están contaminadas por esta sustancia anabólica".

Señaló que la FMF parte de la hipótesis de que "no hay negligencia" de parte de los cinco jugadores, de los cuales Ochoa y Rodríguez fueron titulares en el triunfo 5-0 sobre El Salvador el domingo en la primera jornada de la Copa de Oro.

"La otra pregunta que se puede uno hacer es si todos comen (juntos)... porqué cinco y no los 14 (arrojaron positivo). Es muy difícil que yo se los conteste, a lo mejor ni ellos mismo se acuerden que comieron en tal día".