La policía colombiana ofreció hoy poco más de 84.753 dólares de recompensa por informes que lleven a la captura de los asesinos de Ana Fabricia Córdoba, líder de desplazados por el conflicto armado asesinada el martes en una barriada de Medellín.

La oferta fue anunciada por el director de la Policía Nacional, el general Óscar Naranjo, desde la ciudad suroccidental de Cali, donde coordina una redada contra la delincuencia común.

"Vamos a promover una recompensa de 150 millones de pesos (unos 84.753 dólares) para estimular la denuncia y avanzar en el esclarecimiento de este crimen", dijo Naranjo en una entrevista con la cadena Caracol Radio.

El oficial también admitió que su institución no ha descartado la posibilidad de que algún miembro de la Policía Metropolitana de Medellín esté relacionado con el crimen de la dirigente, quien era prima de la excongresista opositora Piedad Córdoba.

Los hijos de la mujer advirtieron el miércoles de que su madre mantenía una campaña de denuncia para esclarecer el asesinato en Medellín, hace once meses, de uno de sus hijos, por parte de policías.

Las amenazas la obligaron a desplazarse de su domicilio en La Cruz a otro en el barrio Popular, en el noroeste de Medellín.

El general Naranjo dijo a la radio que el hecho de que el nombre del uniformado suministrado por la líder no aparezca en las bases policiales de datos de miembros de la institución no quiere decir que se haya descartado dicha posibilidad.

"En el momento en el que hayan policías involucrados, no nos temblará la mano para someterlos a la justicia", expresó Naranjo.

La líder, quien se desplazó a Medellín en 2001, desde la zona rural de Apartadó (noroeste), tras el asesinato de su esposo y de uno de sus hijos, fue tiroteada el martes dentro de un autobús que se movilizaba por La Cruz, barriada en las laderas del noreste de la ciudad.

Hace menos de dos meses que Ana Fabricia Córdoba, cuyas exequias se realizarán hoy en la misma ciudad, había denunciado, en un encuentro local sobre derechos humanos, que iba a ser asesinada.

La mujer, de 51 años y a quien sobreviven otros tres hijos, fundó la organización no gubernamental Líderes Adelante por un Tejido Humano de Paz (Latepaz), que acompaña a víctimas del conflicto interno, y hacía parte de la Ruta Pacífica de las Mujeres, así como de otro colectivo conocido como Aventureras Gestoras de Derechos.

Además, se había integrado al movimiento Poder Ciudadano, de la exsenadora Córdoba, antigua mediadora para la liberación de secuestrados por la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Ese homicidio hemos debido evitarlo", reconoció hoy el general Naranjo al adherirse a una declaración en sentido parecido ofrecida el miércoles por el vicepresidente colombiano, Angelino Garzón.