El secretario general de la OPEP, Abdalá El-Badri, reconoció hoy en Viena, tras el fracaso de elevar el suministro de crudo, que el mercado necesita 1,5 millones de barriles diarios (mbd) adicionales a partir de julio.

"No es la primera vez en 50 años que no hemos encontrado el consenso", dijo El-Badri en un debate del Foro Económico Mundial que concluyó este jueves en la capital austríaca.

Aludió así a la primera reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de este año, que terminó ayer sin acuerdo para ajustar la producción del grupo a la situación del mercado, marcada por un sostenido encarecimiento del "oro negro" y el corte de las exportaciones petroleras de Libia.

El-Badri destacó que, según los cálculos de los expertos de la OPEP, sin un aumento de los suministros de la OPEP, en el mercado faltarán 2 millones de mbd en el tercer trimestre, y 1,5 mbd, en el cuarto trimestre.

"Tiene que venir un aumento a partir del 1 de julio, pero hasta el 30 de junio no hay escasez. A partir de julio tenemos que tener mucho cuidado", señaló.

Pese a esta situación, la propuesta de Arabia Saudí, secundada por los socios del Golfo Pérsico, de incrementar el bombeo del grupo fue rechazada por seis países miembros, entre ellos Irán, Venezuela y Ecuador.

Según El-Badri, los ministros de estos países prefirieron esperar a ver cómo evoluciona la demanda en los próximos meses, ante la incertidumbre que plantean numerosos factores como la inflación, el desempleo en EEUU o los problemas de la deuda soberana en Europa.

Por otro lado, recordó que los elevados precios de los combustibles no se deben sólo a la relación entre la oferta y la demanda, y especialmente acusó a la creciente especulación financiera en los mercados de futuros.

"Insto a los gobiernos de Estados Unidos y Europa a adoptar una regulación para frenar la especulación", dijo, tras presentar unos cálculos de la OPEP según los que en los mercados de futuros se comercian a diario unos 3.000 millones de barriles, 35 veces más que el volumen diario de consumo real de petróleo, estimado en unos 86 mbd.

"Cierta especulación es normal, no se puede evitar. ¿Pero que es esto? Hay que bajarla!", insistió.

También aludió a los altos impuestos con los que los gobiernos europeos cargan a los productos petroleros.

"El G-7 gana más dinero con nuestras exportaciones que nuestros países miembros, debido a los (altos) los impuestos sobre nuestro petróleo", señaló. EFE