El presidente electo de Perú, Ollanta Humala, dijo que en su reunión con la mandataria brasileña Dilma Rousseff el jueves trataron sobre los programas sociales que pretende desarrollar cuando asuma el mando el 28 de julio.

"Hemos coincidido en la importancia de la inclusión social. No podemos hablar de un país rico cuando su población es pobre y eso implica programas sociales que focalicen en la población de extrema pobreza", declaró Humala a periodistas tras su encuentro con Rousseff, en la primera escala de una gira sudamericana.

Agregó que trató con Rousseff la preocupación por la situación en la frontera de los dos países, que según Humala es la porción más atrasada de los límites terrestres de Perú, por lo que destacó la necesidad de promover el desarrollo, la integración física y el combate al crimen organizado que opera en la zona.

El asesor internacional de Rousseff, Marco Aurelio Garcia, explicó que Brasil ofrecerá cooperación técnica en los programas sociales que pretende desarrollar Humala y que fueron el centro de su exitosa campaña electoral.

No obstante, el propio presidente electo destacó que quiere impulsar sus iniciativas siguiendo un modelo propio pese a que aspira a alcanzar el crecimiento económico con bienestar social que ha impulsado Brasil.

"Reconocemos que Brasil es un modelo exitoso que ha logrado crecimiento económico con inclusión social. Sabemos que la realidad del Perú es distinta, lo importante es que la propuesta de nuestro gobierno va a ser esa, crecimiento económico con inclusión social y un manejo prudente de la macroeconomía", puntualizó Humala.

El ex militar izquierdista, que venció en segunda vuelta electoral a Keiko Fujimori, contó durante su campaña con la asesoría de políticos brasileños. Garcia aclaró que esa contribución fue a título personal y no en representación del gobierno de Brasil ni del oficialista Partido de los Trabajadores.

El asesor internacional de Rousseff negó también que Brasil pretenda ejercer un liderazgo regional basado en su relación con los gobiernos latinoamericanos de izquierda y aseguró que le interesa promover la integración de los países sin distinción de su orientación política.

Al mismo tiempo, señaló que los dos gobernantes se mostraron preocupados por la falta de seguridad y la presencia del narcotráfico en las áreas limítrofes y Rousseff le dio a conocer un plan lanzado esta semana para reforzar la vigilancia fronteriza en Brasil.

El asesor brasileño dijo que su país ya tiene un acuerdo con Perú para compartir información satelital de vigilancia de la Amazonia y que Humala se mostró interesado en ampliar esa cooperación.

Las inversiones brasileñas en Perú a fines de 2010 alcanzaron el 5,81% del total de las inversiones extranjeras en el país y fueron equivalentes a 1.207 millones de dólares.

Las empresas brasileñas más importantes en Perú son Petrobras, Construtora Andrade Gutiérrez, Construtora OAS, Construtora Queiroz Galvão, Engevix Engenharia, Galvão Engenharia, Vale y Odebrecht.

La saliente administración en Perú busca aprobar en el parlamento un acuerdo energético con Brasil que permitiría construir al menos una de cinco hidroeléctricas en la amazonía peruana para producir energía y vendérsela a Brasil.

El presidente electo peruano tenía previsto trasladarse a Sao Paulo para reunirse el viernes con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, antes de viajar a Paraguay, Uruguay, Argentina y Chile, donde se reunirá con los gobernantes de esos países.

Humala dijo que pretende mantener buenas relaciones con Estados Unidos y manifestó su intención de visitar ese país antes de su toma de posesión.

--

El periodista Franklin Briceño de Lima, colaboró con esta información.