Una joven compañía de teatro de Bangkok se ha propuesto romper las barreras culturales con la puesta en escena de obras contemporáneas, como "Calígula" de Albert Camus, en las que se intercalan diálogos en inglés, italiano, alemán y tailandés.

"En un mundo cada vez más multicultural debido a la globalización, sea en Tailandia o Italia, el teatro tiene que adaptarse para llegar a un público más diverso", aseveró a Efe el italiano Maurizio Mistretta, director de la compañía All Souls.

El director perfeccionó esta técnica durante una época en la que impartió en las cárceles de su país talleres de teatro a reclusos italianos y también del norte de África, Europa del Este o Latinoamérica.

"Las comunidades más diversas culturalmente se encuentran en las cárceles. En Italia, el 40 por ciento de los presos son italianos, los demás son extranjeros", dijo Mistretta, quien fundó esta compañía hace seis meses.

Las representaciones de este grupo son de tipo experimental y casi hogareñas, con un pequeño escenario situado en una esquina, a la misma altura que varios sofás y sillas para un reducido público de unas 20 o 30 personas.

"De esta forma rompemos la cuarta pared y logramos que los actores interactúen con el público", explicó el italiano.

Un par de cortinas, varias sillas, una careta y un candelabro forman toda la decoración que los actores necesitan para representar "Calígula", encarnado por Mistretta, quien declama en inglés, a veces en italiano y otras en tailandés.

El reparto lo completan el alemán Robin Shreoeter, el británico-tailandés Chris Wegoda y la tailandesa Patchanee Poonthong.

"Contemporáneo es la palabra clave, queremos traer a Tailandia un tipo de teatro moderno que hable de lo que hoy ocurre", agregó.

El desafío de Mistretta es cautivar con una modalidad de teatro más profundo al público tailandés, acostumbrado sobre todo a los musicales o a las obras con argumentos y actores prestados de las telenovelas.

"Calígula" relata la vida del emperador romano que pasó de ser un gobernante querido a convertirse en un déspota sin escrúpulos tras la muerte de su hermana y amante, Drusila.

"La obra trata un tema eterno, el abuso de poder cuando se encuentra concentrado en pocas manos o en una sola persona, también hacemos referencias a temas actuales, como el primer ministro (italiano) Silvio Berlusconni", indicó Mistretta.

En estos meses, la compañía representa una adaptación de la pieza de Camus dividida en tres partes y a finales de año pondrá en escena la versión íntegra.

Los actores de All Souls comenzaron esta semana a ensayar la adaptación dramática del libro "Las aventuras de Pinocho", escrito por el italiano Carlo Collodi a finales del siglo XIX, que estrenarán en julio.

"Es una obra muy difícil de representar, sobre todo el personaje de Pinocho porque el actor tiene que interpretar a una marioneta", afirmó el director de All Souls.

Frente a la versión edulcorada de Disney, la adaptación de Mistretta es más fiel a la historia original, que no fue escrita para el público infantil y que depara un final trágico para la marioneta de madera.

"Aunque la obra es apta para todos los públicos, los niños no entenderán muchos mensajes, pero disfrutarán porque también hay mucho humor", apostilló.

La primera planta del centro All Souls reserva un rincón para el escenario, mientras que el resto lo ocupa un restaurante que combina los platos italianos y tailandeses, así como vinos de la península transalpina.

El edificio de tres plantas, situado en las afueras de Bangkok, también cuenta con una tienda de antigüedades y una academia de arte dramático.

"Recientemente organizamos un taller para niños de zonas pobres, cuando consolidemos la compañía queremos llevar nuestro teatro a los que no pueden pagar una entrada", resumió el director de All Souls.

Por Gaspar Ruiz-Canela.