El Gobierno venezolano investiga las circunstancias de un enfrentamiento en una asamblea sindical a las puertas de la empresa estatal Ferrominera del Orinoco, en el estado Bolívar (este), que dejó hoy un muerto y dos heridos.

"Ya están los organismos de inteligencia del Estado trabajando en el caso y vamos a capturar a los responsables y a someterlos a juicio porque nunca como ahora los obreros han tenido la oportunidad de expresar sus demandas", dijo el vicepresidente, Elías Jaua, a la emisora local Unión Radio.

El incidente ocurrió durante una asamblea de trabajadores de la siderúrgica, cuando un "grupo de armados y desempleados ajenos a la empresa" irrumpió en la reunión y disparó contra obreros de Ferrominera, provocando la muerte de uno de ellos, indicó el presidente de la empresa, Radwang Sabbagh, a la televisión estatal.

El trabajador fallecido, que recibió un disparo en el cuello, fue identificado como Renny Rojas, de 22 años, y coordinador de la juventud obrera del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV-oficialista), según Sabbagh.

Otros dos trabajadores de la empresa resultaron también heridos en el asalto y están siendo atendidos en un hospital de Puerto Ordaz, en el estado Bolívar, aunque su situación es "estable", aseguró.

Según la emisora local, varios dirigentes del sindicato se han acusado unos a otros del incidente alegando supuestos motivos políticos para evitar que se celebrara la asamblea, en la que se iban a elegir a los integrantes de la Comisión Electoral de Sintraferrominera.

El vicepresidente lanzó un mensaje de "confianza" a los trabajadores venezolanos al comprometerse a "seguir empujando el ejercicio del control obrero".