El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), actual partido de Gobierno en El Salvador, calificó las sanciones impuestas a la estatal petrolera venezolana PDVSA como una "clara y flagrante" intervención de EE.UU. y llamó a los partidos y movimientos revolucionarios a manifestarse en contra.

"Expresamos nuestras mayores muestras de solidaridad al pueblo venezolano, al PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), el partido de Gobierno, ante lo que consideramos un acto de hostilidad y de agresión unilateral" contra ese país, señaló un comunicado de la comisión política del FMLN difundido hoy.

A finales de mayo, EE.UU. impuso sanciones a siete empresas internacionales por apoyar el sector energético de Irán, entre ellas la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

EE.UU. llevaba meses estrechando el cerco a Venezuela por sus sospechas de que estaba violando el régimen de sanciones impuesto por la comunidad internacional a Irán por su programa nuclear.

Con esas sanciones, PDVSA no podrá firmar contratos con la Administración estadounidense ni contar con financiación de ese país para sus operaciones de importación y exportación, aunque no se verá afectada la venta de petróleo a EE.UU., el primer comprador de crudo venezolano.

La mitad de los tres millones de barriles diarios de crudo que produce Venezuela son exportados a los Estados Unidos.

"Esta actuación es una clara y flagrante intervención en las decisiones soberanas de la República Bolivariana de Venezuela", añadió el documento de la antigua guerrilla salvadoreña.

Formuló un llamado "a los partidos políticos y movimientos revolucionarios de América Latina y el mundo, para que se manifiesten ante esta agresión", así como a solidarizarse con el pueblo venezolano "en la defensa del respeto a su soberanía, su autodeterminación de ser libres e independientes y al derecho de vivir en paz".

Durante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se celebró en San Salvador del 5 al 7 de junio, el embajador de Venezuela ante la OEA, Roy Chaderton, denunció "un atentado contra la seguridad ciudadana" de su país, a raíz de las sanciones impuestas por Washington contra PDVSA.

Chaderton añadió que esas sanciones estadounidenses "son el comienzo de un plan diseñado para perturbar las elecciones de Venezuela en el año 2012", en las que se espera que el presidente Hugo Chávez vuelva a aspirar al cargo, por tercera vez consecutiva.

El secretario de Estado adjunto de los Estados Unidos para América Latina, Arturo Valenzuela, señaló, a su vez, en San Salvador que las sanciones no son un castigo a Venezuela sino un cerco a Irán en cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas (ONU).

"Lo que busca Estados Unidos con estas medidas es castigar a un país, que es Irán", declaró Valenzuela, que también asistió la Asamblea General de la OEA.