En las pasadas 72 horas una ola de crímenes de odio, intolerancia y homofobia ha conmocionado a Puerto Rico y ha dejado a la comunidad LBGTT consternada por la muerte de 3 transexuales, siendo el último Ramón "Moncho" Salgado" asesinado con un bate de béisbol.

La noticia llegó justo al comenzar el tercer parcial del juego de la final de la NBA, el cual estaba viéndolo con dos de mis hermanos. Uno de ellos, es activista de los derechos humanos de la comunidad LBGTT en la comunidad hispana en los Estados Unidos y Puerto Rico. El recibió un email con la devastadora noticia, que reseñaba como fue brutalmente asesinado un transexual en el sur de la isla.

La noche en donde estaba celebrando mi aniversario de vida y la cual la había aprovechado para compartir con mis hermanos, que solo en algunas ocasiones durante el año estamos juntos, fue empañada con esta vil noticia.

Desde hace mas de 6 años dos de nosotros vivimos en dos de las principales ciudades de Estados Unidos –Nueva York y Miami- y cada cual cuando llega a Puerto Rico con una agenda diferente al otro, algunas veces se nos hace difícil el poder ponernos de acuerdo para compartir mucho tiempo juntos.

Mi hermano empezó a leer la noticia y una lágrima salió de su rostro e inmediatamente su indignación no se hizo esperar, se levantó del sofá en donde estábamos todos y se fue al otro lado de la casa. Al rato cuando regresó le preguntamos que le había pasado y él con un dolor en el alma y como si le hubieran asesinado a un amigo, nos cuenta la triste noticia de lo que había sucedido.

Cada uno de los que estábamos en casa de nuestro hermano nos quedamos sin palabras, el silencio de apodero de una sala que estaba llena de energía y de gritos por la emoción de ver el juego.

En tan solo lo que va del año en esta isla que mide 182 millas de largo por 35 millas de ancho –incluyendo las islas que comprenden este archipiélago- se han registrado 18 asesinatos en la comunidad LGBTT.

La problemática no es que han asesinado a estas personas, sino que cada uno de esos crímenes de odio han sido en nombre de una epidemia llamada: homofobia. Una situación jamás antes vista o escuchada en mi terruño borincano de la magnitud que se ha manifestado en lo que va del año.

La homofobia nace de los sentimientos más perversos y destructivos que un ser humano pueda tener en su alma. La persona que no solo siente esto, sino que actúa sobre ese sentimiento es lo preocupante, ya que en la inmensa mayoría de los casos termina en un intento o en un brutal asesinato, catalogado en otras palabras como un crimen de odio.

Amnistía Internacional denunció recientemente que en más de 70 países persiguen a los homosexuales y que al menos en ocho países son condenados a muerte. Esto es una barbarie que en la era en donde Apple presenta nueva tecnología cada año que revoluciona el mercado americano, los grupos paramilitares de los 70 y 80 en América Latina ganan elecciones "democráticas" y en donde la NASA anuncio tan recientemente como esta semana que están listos para explorar el Universo completo, se estén asesinando a seres humanos que la única diferencia que tienen con el resto de las personas que lo rodean es una preferencia sexual diferentes.

Me cuesta creer que en el siglo 21 no exista tolerancia hacia el prójimo, que las religiones que hacen labores encomiables en países pobres, discriminen directamente contra otras personas, que los políticos que despotriquen en los medios de comunicación contra una comunidad, después estén tras bastidores acostándose con personas de su mismo sexo.

Estoy cansado de escuchar que no podemos hacer nada al respecto, que hay una intolerancia condicionada colectiva, que no tomemos acción para detener estos crímenes de odio y que solo indignarnos, es suficiente.

Hoy te exhorto a que hagas algo que posiblemente nunca has hecho, me gustaría que alzaras tu voz en contra de esta intolerancia, que actúes, que no te quedas con las manos cruzadas.

Te invito a que expreses en tus redes sociales sobre este mal, a que no seas parte del problema, sino que seas parte de la solución, a que desde tu trinchera de tu celular o computadora hagas algo para que el mundo sea uno mejor y erradiquemos la homofobia.

AOL NOTICIAS

Waldemar Serrano-Burgos, CEC

Certified Life Coach

305.335.4044 | wsbcoaching@gmail.com