El Partido Comunista Chino da por sentado que su nueva película de propaganda batirá records de audiencia. No ha dejado nada librado al azar. El elenco es multiestelar. Los cines no pueden exhibir estrenos de Hollywood. Se alienta a lugares de trabajo y escuelas a comprar entradas en bloque.

Pero algunos críticos sospechan que se han tomado libertades con ciertos hechos históricos.

Conocida en inglés como "Beginning of the Great Revival" (El inicio de la gran renovación), la película aparece durante los festejos del 90 aniversario del Partudo Comunista. Relata sucesos que la mayoría de los chinos conocen bien: desde la caída de la última dinastía imperial en 1911 hasta la fundación del partido en 1921.

El estreno está previsto para el miércoles próximo en la mayoría de las 6.000 pantallas del país, y se cree que verán la película unas 300 millones de personas.

"Prevemos una gran concurrencia, sobre todo porque es verano", dijo Gao Jun, subgerente general de la operadora de teatros Nueva Asociación del Cine, en entrevista con The Associated Press.

La ficha técnica incluye a muchos nombres estelares de la industria cinematográfica china, como los actores Chow Yun-fat y Fan Bingbing, y el director de películas de acción John Woo, quien aparece brevemente en el filme. Los tres asistieron a una ceremonia de presentación días atrás.

"Gran renovación" es una muestra de la influencia que conserva el gobierno autoritario en momentos en que el negocio del cine crece rápidamente, al tiempo que se multiplican las televisoras y sitios de internet dedicados al espectáculo.

"Creo que agregaron algunos ingredientes para volver las películas más atractivas: mayor dramatismo, nuevas técnicas, elencos multiestelares", dijo el director y crítico de cine Jiang Xiaoyu en entrevista con AP Televisión.

"Pero estos elementos son superficiales, y creo que una nueva generación de espectadores más racionales preferiría ver la verdad histórica".