La congresista federal Gabrielle Giffords tiene problemas para encontrar las palabras adecuadas y formar oraciones, y no está claro, cinco meses después de que recibió un tiro en la cabeza, si podrá reanudar alguna vez su trabajo en el Congreso, dijo una asesora en una entrevista publicada el jueves.

La entrevista con Pia Carusone, directora de la oficina de Giffords, fue publicada por el diario Arizona Republic, y aporta la información más actualizada sobre el estado de la legisladora desde que resultó herida en un ataque a tiros en Tucson, que dejó seis muertos y decenas de heridos, el 8 de enero.

No se tomará una decisión sobre si Giffords regresará al trabajo en Washington sino hasta mayo del 2012, informó Carusone, quien añadió que si el progreso que la representante ha logrado hasta ahora se tornara más lento o se detuviera, Giffords no podría cumplir con sus responsabilidades legislativas.

Carusone dijo que las capacidades limitadas de habla de Giffords la han obligado a comunicarse principalmente con expresiones faciales y gestos de las manos.

"Ella está recurriendo a otras formas de comunicarse. Cada vez recupera más palabras, pero sigue usando expresiones faciales como una forma de comunicarse. Señala y hace gestos", dijo la asesora al rotativo. "Si se une todo eso, ella es capaz de expresar aspectos básicos de lo que quiere o necesita. Pero en lo que se refiere a un pensamiento más grande y complejo que requiera palabras, ahí es donde enfrenta problemas".

Frecuentemente, Giffords se siente frustrada por sus limitaciones, dijo Carusone.

"Cuando trata de encontrar una palabra o enunciado y tiene dificultades evidentes... a veces no tiene éxito. Cuando sí lo tiene, se ve en su cara el alivio que siente por haber encontrado una palabra. De lo contrario, hay una frustración absoluta", añadió.

Giffords recibió un disparo en el lado izquierdo de la cabeza, que controla el habla y la comunicación. El ataque fue perpetrado cuando la legisladora por Arizona se reunía con sus representados en Tucson.

___

Con información de: The Arizona Republic, http://www.azcentral.com