El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha acompañado hoy a la hermandad de Sanlúcar de Barrameda (sur de España) en el inicio del camino hacia El Rocío, una peregrinación que, según ha dicho a EFE, "desborda lo puramente religioso".

Esta peregrinación es una de las más importantes romerías marianas de España que congrega anualmente a decenas de miles de personas para venerar la imagen de la virgen del Rocío del pueblo del mismo nombre, en la provincia de Huelva (sur de España).

Tras asistir a las ocho de la mañana a la misa con la que la hermandad, una de las más antiguas, iniciaba el camino hacia El Rocío acompañado de su mujer, Patricia, y de unos amigos, ha cruzado en una barcaza, como un romero más, el río Guadalquivir, para adentrarse en el Espacio Natural de Doñana rumbo a la aldea almonteña.

Antes de embarcarse y tras recoger su almuerzo en un conocido restaurante de la zona, Vargas Llosa ha explicado a Efe que sentía "mucha ilusión" por vivir esta experiencia, que en su caso se limitará a acompañar un día a los más de 4.000 peregrinos de Sanlúcar de Barrameda, una hermandad que este año celebra su 350 aniversario.

"Quería venir hace muchísimos años, muchos amigos habían hecho esta peregrinación", ha comentado Vargas Llosa, que ha calificado sus primeros momentos con la hermandad como "una experiencia inolvidable" que "materializa la leyenda y los mitos que hay sobre El Rocío".

Tras asegurar que no es "una persona religiosa", Vargas Llosa ha apuntado que para él esta "aproximación" al significado del camino del Rocío tiene "un interés más bien de tipo artístico, histórico y sociológico"

Pero también ha destacado que "como todas las grandes peregrinaciones" es una muestra de que "hay una fe que se mantiene viva" en muchos sectores de la sociedad.

Para el autor de "La ciudad y los perros" el camino "desborda lo puramente religioso" para convertirse en "un fenómeno social", que atrae a "peregrinos de todas partes".

No tiene de momento planes de trasladar la experiencia a un relato o novela aunque, según ha comentado, "uno nunca sabe qué cosa puede convertirse de pronto en material de trabajo literario".

A Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936) le ha gustado ver cómo los romeros entonan en su camino canciones "muy antiguas" que le han recordado a las del Siglo de Oro y comprobar "la participación masiva" en esta peregrinación, que transcurre por un sitio "bellísimo".

Para la hermandad de Sanlúcar es "un honor" contar con el acompañamiento del Nobel de Literatura y compartir con él el camino "más bonito" para ir al Rocío, ya que, durante dos jornadas transcurre por marismas, pinares y dunas a lo largo de cerca de cincuenta kilómetros de Doñana, según ha dicho a EFE el hermano Mayor, Eusebio Acosta.

El cruce en barcazas del río Guadalquivir con sus carretas, caballos es uno de los momentos más especiales para las hermandades gaditanas, que ayer y hoy atraviesan el río, en dos jornadas por las que circulan por este paraje casi 10.000 personas.