La mina chilena El Teniente, propiedad de la estatal Codelco y considerada el mayor yacimiento subterráneo de cobre del mundo, continúa operando al 40 % y se estima que ha dejado de percibir unos 10 millones de dólares diarios tras 5 días de paralización a raíz de un conflicto con contratistas.

Según confirmaron hoy a Efe fuentes de la compañía, la producción de esa división, situada a unos 120 kilómetros al sureste de Santiago y compuesta de casi 2.400 kilómetros de galerías subterráneas, se mantiene en el 40 % de su capacidad operativa normal.

Aun así, aseguraron que hoy lograron subir hasta la división 15 autobuses con contratistas, quienes poco a poco se están reintegrando a su trabajo tras una huelga iniciada hace 14 días, a la que siguió el inicio del paro de labores el pasado sábado, tras el ataque a un vehículo que transportaba a algunos de ellos.

En un hecho esencial enviado el pasado lunes a la Superintendencia de Valores y Seguros, Codelco cuantificaba en 30 millones de dólares los ingresos que había dejado de percibir, mientras que la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) elevó el martes esa cifra a 40 millones de dólares.

Así, se estima que son alrededor de 10 millones de dólares la cantidad de ingresos que la estatal deja de recibir cada día en que las operaciones de El Teniente funcionan a menos de la mitad de su capacidad, una situación que se mantiene desde el pasado sábado.

Ese día, la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), que agrupa a trabajadores de la estatal, anunció la "paralización total" de sus labores en El Teniente tras el ataque a un autobús que transportaba a algunos de ellos.

La FTC acusa de esa "violencia desmedida" a "desconocidos relacionados con los trabajadores contratistas", que el pasado 25 de mayo iniciaron una huelga por el supuesto incumplimiento de un acuerdo firmado en 2007 y en demanda de otros beneficios.

Ese acuerdo se suscribió después de que unos 28.000 trabajadores contratistas llevaran a cabo en 2007 una huelga nacional de 36 días para exigir mejoras salariales que alteró las labores productivas de Codelco y generó pérdidas por más de 20 millones de dólares.

Por su parte, Codelco, que es la mayor productora mundial de cobre, presentó el martes una querella contra los autores de los "actos vandálicos" de los últimos días, que a su juicio están "lideradas por un grupo de dirigentes contratistas".

Además, ayer fueron formalizados (procesados) tres individuos detenidos el lunes mientras apedreaban autobuses que transportaban a trabajadores hacia la división El Teniente.

Según la estatal, en total 40 autobuses han sido apedreados, se han bloqueado vías y se ha recurrido al hostigamiento y a las amenazas directas contra otros contratistas para impedir a los trabajadores retomar sus actividades laborales.

Codelco reiteró el llamado a los contratistas para que "resuelvan sus diferencias directamente con sus empleadores", con lo que se mantiene en su postura de no mediar en el conflicto, tal como había señalado su presidente ejecutivo de Codelco, Diego Hernández.

Por su parte, la organización sindical FTC acusó a la Intendencia (gobernación) de la región de O'Higgins de ser incapaz de garantizar la libertad de trabajo y el orden público y criticó a la dirección de Codelco por mantener un "pasivo silencio" ante la situación.

El Teniente fue en 2010 la segunda división más productiva de Codelco con 404.000 toneladas métricas de cobre fino, lo que supuso casi una cuarta parte de los 1,68 millones de toneladas métricas que produjo ese año la estatal chilena.

El año pasado, Codelco reportó al Estado chileno beneficios por un importe de 5.799 millones de dólares.