El paro indefinido contra las concesiones mineras en la región de Puno, fronteriza con Bolivia, se reanudó hoy con el cierre de las carreteras que conducen a ese país, confirmó el presidente del Frente de Defensa de los Recursos Naturales de la región sur de Puno, Walter Aduviri.

Desde las primeras horas de este miércoles se cerró la frontera, la carretera Panamericana y otras vías que comunican al resto del país, indicó Aduviri a Efe desde Puno.

El dirigente aymara explicó que todas las organizaciones que protestaban hasta la semana pasada, cuando se levantó el paro para poder sufragar el domingo en la segunda vuelta presidencial, se han sumado nuevamente a las protestas.

Aduviri insistió en que agotarán todas las medidas de fuerza para que el Gobierno de Alan García acepte sus demandas, de suspender todas las concesiones mineras en el sur de Puno, porque "ha sido él quien generó este problema", al promover las exploraciones mineras.

En ese sentido, Aduviri negó que vayan a buscar una solución en el Gobierno del electo presidente Ollanta Humala, que comenzará sus funciones el 28 de julio próximo y que ha recibido el respaldo de cerca del 80 % de los electores en Puno.

El representante del Frente de Defensa dijo que se han producido hoy "algunos ajetreos (roces)" con la policía, pero que seguirán firmes en sus medidas de fuerza y mas bien advirtió a los agentes a "que se atengan a las consecuencias".

Alrededor de un millar de policías han sido enviados a Puno para resguardar la ciudad y las vías de comunicación para evitar que se repitan los violentos sucesos de hace unos días cuando se quemaron oficinas públicas y se produjo el saqueo de almacenes de aduanas por parte de supuestos seguidores de Aduviri.

En tanto, el Gobierno peruano ha hecho un llamado a la calma y al diálogo, a través de una comisión de alto nivel, pero Aduviri manifestó que no lo han invitado a las conversaciones.