Líderes políticos en Portugal negociaban el miércoles la formación de una coalición de gobierno que tendría suficientes asientos en el Parlamento para promulgar medidas de austeridad prometidas a cambio de un rescate financiero por 78.000 millones de euros (114.000 millones de dólares).

Lisboa trata de liberarse de una pesada deuda que ha lanzado a la economía a una recesión y aumentado el desempleo a un récord de 12,6%.

Pedro Passos Coelho, líder del Partido Social Democrático, la agrupación de centro-derecha que ganó la elección general del fin de semana, inició las conversaciones el miércoles con Paulo Portas, líder del conservador Partido Popular.

Juntos, ambos partidos reúnen 129 asientos de los 230 que tiene el Parlamento, lo que les da una mayoría general y el poder para aprobar políticas para reducir la deuda y reformas económicas.