Paraguay pedirá a la Organización Mundial del Comercio su mediación para que Japón no exceda los límites internacionales de admisión al sésamo.

Las autoridades fitosanitarias de Japón rechazaron en 2010 un cargamento paraguayo de sésamo, presuntamente por contener residuos mínimos de agroquímicos.

Nelson Fariña, director estatal de Protección Vegetal, dijo a la AP que "existe un código internacional de límites para remanentes químicos en los cereales y oleaginosas para consumo humano, pero Japón se excedió en rigurosidad no teniendo en cuenta el protocolo mundial, causando graves pérdidas a los exportadores paraguayos".

Agregó que "a fines de junio en Ginebra pediremos a la Organización Mundial del Comercio el respeto de Japón a los límites establecidos".

Fariña informó que recientemente la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) concretó un acuerdo con el Ministerio de Agricultura y las empresas productoras y exportadoras de sésamo para poner en práctica "la trazabilidad".

"Esa trazabilidad consiste en un inventario riguroso del proceso de siembra y cosecha protocolizando los agroquímicos y tipos de plagas a combatir, para garantizar su pureza y dejarla libre de contaminaciones", añadió.

La zafra 2010-2011 terminó hace una semana con una cosecha de unas 50.000 toneladas.

En el año 2000 Japón compraba el 90% de la producción local pero en 2010 adquirió sólo el 60%. El resto encontró otros mercados en países de Europa y Medio Oriente.

Pero el principal rubro agrícola de venta al exterior de Paraguay es la soja, con 1.500 millones de dólares de ingresos registrados el año pasado según el Banco Central.