Unos 150 ciudadanos sirios han huido en las últimas 24 horas desde su país a la vecina Turquía por temor a represalias del Ejército de Siria, con lo que el número de refugiados de este país en suelo turco asciende ya a unos 400.

Según informó a Efe por teléfono Kemal Dagistanli, alcalde de la localidad fronteriza de Yayladagi, tan sólo desde anoche han cruzado la frontera unas 120 personas, que son atendidas por los equipos de la "Media Luna Roja".

"Ya había unos 250 sirios en el campamento, y siguen llegando grupos", aseguró el edil.

"Nuestro mayor temor es que vaya llegando más gente si no hay una reconciliación en Siria", agregó Dagistanli.

Los sirios que han logrado pasar la frontera cuentan que temen sufrir represalias del régimen de Bachar al Asad, que está reprimiendo con brutalidad las revueltas populares que se han cobrado ya la vida de unas 1.200 personas.

Unos 35 refugiados sirios están hospitalizados en varias clínicas de Hatay, la provincia turca vecina a Siria.

Además, hay un grupo de unos 200 potenciales refugiados que se encuentran en el lado sirio de la frontera esperando poder cruzar a Turquía, informa la agencia de noticias turca Anadolu.

De ese grupo, unos 20 heridos -dos de ellos graves- pudieron cruzar la frontera para ser atendidos en hospitales de la zona.

Por otra parte, los vecinos de la aldea fronteriza de Guvecci están enviando pan y mantas a un cercano poblado sirio.

Anadolu asegura que el Ejército turco ha aumentado su presencia a lo largo de la frontera con Siria por razones de seguridad.