El gobierno autorizó el miércoles unos 107 millones de dólares provenientes de cooperación venezolana para subsidiar la tarifa del servicio eléctrico del país.

El Ministerio de Energía y Minas (MEM) informó en una nota de prensa que el financiamiento a la tarifa de energía se realiza "con recursos concesionales proveniente de los fondos Alba y no devengará intereses, ni costos financieros".

Nicaragua tiene un acuerdo petrolero con Venezuela, según el cual, adquiere petroleo que refina y vende en el mercado local, de cuyas ganancias dispone así como de un fondo adicional debido a que los países convinieron que Nicaragua tiene un plazo de hasta 25 años para pagar la mitad de la factura petrolera a tasas preferenciales de interés.

El Alba es la Alternativa Bolivariana de las Américas, un programa de cooperación impulsado por Venezuela en lugar de los programas de apertura de mercados promovidos por Estados Unidos, como el ALCA.

Se calcula que Nicaragua recibe unos 400 millones de dólares por la compra de petróleo a ese país en condiciones preferenciales establecidos en el acuerdo, que son manejados por cooperativa Alba-Caruna, ligada al partido del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (Fsln), según el economista Alejandro Martínez Cuenca.

Un informe del Banco Central de Nicaragua dice que los flujos de la cooperación venezolana ascendieron a 511 millones de dólares en 2010, de los cuales 337 corresponden a la factura petrolera. Sin embargo, es difícil especificar los montos de cooperación bilateral entre Venezuela y Nicaragua porque no están sujetos a fiscalización alguna.

Por lo menos ocho empresas generadoras de energía, que dan servicio a unos 800.000 usuarios subsidiados, habían manifestado preocupación por "retrasos" en los desembolsos del gobierno.

El MEM indicó que el primer desembolso inmediato será por 24,6 millones de dólares, corresponderá al subsidio de los primeros cuatro meses de 2011, certificado por el Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

La resolución surgió luego de una reunión del MEM con las empresas generadoras donde se acordó un mecanismo de desembolso de los subsidios para cubrir incrementos en los costos de producción de energía eléctrica, ocasionados por las alzas constantes del precio internacional del petróleo, detalló el comunicado.

Nicaragua consume anualmente tres millones de barriles de búnker para la producción energética.

El titular del MEM, Emilio Rappacciolli, dijo a los periodistas que "hay fondos disponibles" y que el presidente Daniel Ortega le aseguró que se irán desembolsando conforme sea necesario.

Agregó que para el plan de generación eléctrica de este año se asumió un precio promedio de 67 dólares el barril de combustible. Actualmente el barril de crudo se cotiza en los mercados mundiales en alrededor de 100 dólares.