El lugarteniente del fallecido Osama bin Laden advirtió el miércoles que Estados Unidos no sólo enfrenta a terroristas individuales o en grupo, sino a una comunidad internacional de musulmanes que buscan destruir tanto a ese país como a sus aliados.

Ayman al-Zawari emitió las advertencias en un mensaje videograbado de 28 minutos, que constituyó una especie de elegía para bin Laden, muerto durante un asalto de fuerzas especiales estadounidenses en Pakistán.

Al-Zawari, el veterano segundo al mando de al-Qaida y considerado el jefe operativo de la red, también intentó atribuirle al grupo terrorista un papel en los levantamientos populares que sacuden el mundo árabe.

"Hoy en día, gracias a Dios, Estados Unidos no se enfrenta a un individuo, grupo o facción", dijo, vestido con una túnica y turbante blancos y con un fusil de asalto apoyado en una pared detrás de él. "Se enfrenta a una nación que está en rebelión, después de haber resucitado de su letargo a un renacimiento de la yihad".

Al-Zawari también elogió a bin Laden, y criticó a Estados Unidos por arrojar su cuerpo al mar.

"Se fue a su Dios como un mártir, el hombre que aterrorizó a los estadounidenses en vida y que los aterroriza en muerte, tanto que temblaban ante la idea de que tuviera una tumba", dijo.

Al-Zawari — quien hizo referencia el derrocamiento de los gobernantes en Túnez y Egipto y a los levantamientos subsiguientes en Libia, Yemen y Siria — trató de proyectar los últimos acontecimientos como algo relacionado con el objetivo de su grupo desde hace mucho tiempo: destruir a Estados Unidos y sus aliados. Dijo que Estados Unidos se enfrenta ahora a la comunidad musulmana internacional.

"Nuestros hermanos que están trabajando por el islam en todos los lugares, les digo que nuestras manos se extienden para ustedes y nuestro corazón está abierto para ustedes, para que podamos trabajar juntos a fin de convertir la palabra de Alá en la más alta y hacer que la ley islámica en tierras musulmanas sea la gobernante, y no la gobernada", dijo en un vídeo difundido en los sitios Web extremistas.

Al-Qaida ha buscado desde hace mucho tiempo derribar a varios de los líderes árabes cuyos regímenes han sido sacudidos o derrocados por los levantamientos populares de este año, aunque el islam extremista prácticamente no ha jugado un papel en ninguno de estos eventos y la mayoría de los activistas dicen que buscan un gobierno civil, no religioso.