Sus productos ubicuos han invadido ya el mercado de alta tecnología, y ahora Apple Inc. busca un nuevo hogar en el norte de California, una estructura colosal y semejante a una nave del espacio, que albergará a unos 12.000 empleados.

El director general de Apple, Steve Jobs, apareció sorpresivamente el martes por la noche durante un encuentro del Concejo de la Ciudad de Cupertino, para anunciar sus planes de expansión.

"Apple está creciendo como maleza", dijo Jobs al concejo, y agregó que las restricciones de espacio en la sede actual de la compañía en Cupertino la han obligado a alquilar espacios en edificios más pequeños esparcidos por toda la ciudad, situada unos 15 kilómetros (9 millas) al oeste de San José.

Jobs presentó versiones digitales de un proyecto de 60 hectáreas (150 acres), similar a un campus universitario y construido alrededor de un gigantesco edificio circular compuesto casi por completo de cristal curvado, con un centro ajardinado.

"Es un poco como una nave espacial aterrizando", dijo sobre el diseño futurista.

Jobs destacó también los detalles amigables con el medio ambiente, como un centro de energía de gas natural que servirá como principal fuente de energía del lugar. La mayoría de los estacionamientos serían subterráneos, lo que dejaría espacio para miles de árboles adicionales en la propiedad, aseguró.

Apple compró la mayor parte del terreno a Hewlett-Packard Co., que tiene previsto mudarse el próximo año.

El nuevo sitio permitirá a Apple aumentar su fuerza de trabajo y concentrar el extenso personal en un mismo lugar, dijo Jobs. Agregó que el fabricante del iPhone y el iPod también seguirá utilizando su sede actual, que tiene capacidad para cerca de 2.600 empleados.

Los funcionarios de la ciudad parecían entusiasmados con los planes de ampliación.

"Ahora que hemos visto sus planes, la palabra 'espectacular' sería una descripción insuficiente", dijo el concejal Orrin Mahoney. "Y creo que todos van a apreciar lo que claramente va a ser la sede más elegante que he visto, al menos en Estados Unidos".

Cuando le preguntaron cómo la expansión beneficiaría a Cupertino, Jobs aseguro que Apple ya es el mayor contribuyente de la ciudad. Si la empresa no puede seguir expandiéndose dentro de los límites de la ciudad, se vería obligada a trasladarse a otro lugar, dijo.

Los líderes de la ciudad se apresuraron a desalentar esa posibilidad.

Las acciones de Apple subieron 20 centavos a 332,24 dólares el miércoles.