La OPEP anunció el miércoles que no alterará su nivel de producción de petróleo, aunque con la alternativa de reunirse en los próximos tres meses para elevar su cuota extractora.

"No hemos podido llegar a un consenso ... para aumentar nuestra producción", dijo a los periodistas el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Abdalá Al-Badri.

La decisión es inesperada y refleja inusuales tensiones en una organización que por lo general trabaja por consenso.

Arabia Saudí y otras naciones productoras del Golfo Pérsico han sido presionadas para que eleven su producción y calmar con ello los nervios de los mercados, además de disipar los temores de que el crudo había alcanzado un precio excesivo para las naciones consumidoras que intentar apuntalar sus economías.

A la medida se opusieron varios países encabezados por Irán, el segundo productor del cartel.