La frontera de Rafah, entre Gaza y Egipto, reabrió hoy tras cuatro días de cierre debido a los desacuerdos entre las autoridades egipcias y las del movimiento islamista Hamás, que gobierna en la franja palestina.

El paso reabrió a las 09.00 de la mañana hora local (06.00 GMT) y se espera que lo crucen durante la jornada unas 600 personas, informó la agencia de noticias palestina "Wafa".

El responsable del paso fronterizo en el lado palestino, Ayub abu Shaar, anunció que se dará prioridad a las personas que tenían previsto haber cruzado en los últimos días y no pudieron hacerlo por el repentino cierre.

El gobierno de Hamás decidió el domingo cerrar Rafah, su única frontera abierta al mundo, hasta recibir explicaciones de las autoridades egipcias por la suspensión el sábado de las actividades y se quejó de que "los mecanismos de viaje en el lado egipcio no están claros".

Egipto explicó más tarde que la clausura se debió a "trabajos de renovación" en su lado y a "problemas técnicos".

Los desacuerdos entre una y otra parte surgieron tan sólo una semana después de que el nuevo Gobierno de El Cairo abriera el paso de forma unilateral y sin la aprobación de Israel ni la presencia de observadores de la Unión Europea, según exigía un acuerdo alcanzado en 2005.

En 2007, tras hacerse Hamás con el control de la franja de Gaza, Israel dejó el acuerdo en suspenso al prohibir que los observadores europeos, que dormían en su territorio, pudieran acceder a la terminal.

Desde entonces, el paso ha permanecido cerrado y sólo ha abierto para ocasiones puntuales, por lo que su reapertura ha supuesto un alivio importante para la población de la franja palestina, que sufre desde hace cuatro años un férreo bloqueo israelí y no tiene otra vía para salir del territorio.