En un osado nuevo desafío de cara a las sanciones internacionales impuestas por su programa nuclear, el gobierno de Irán anunció el miércoles que pronto instalará centrifugadoras de diseño avanzado en su nueva planta de enriquecimiento de uranio,

El director del programa nuclear iraní, el vicepresidente Fereidoun Abbasi, anunció además que Irán piensa triplicar su producción de uranio enriquecido en 2011 y trasladar la totalidad del programa a una nueva instalación, construida en secreto.

Abbassi dijo que la nueva planta de Fordo, cerca de la ciudad de Qom, en el centro de Irán, contará con centrifugadoras que elevarán en nivel del uranio enriquecido.

La planta de Fordo fue mantenida en secreto durante mucho tiempo y se encuentra junto a un complejo militar que lo protegería teóricamente en caso de un ataque.

Las centrifugadoras son utilizadas en el enriquecimiento de uranio. El uranio de bajo enriquecimiento — en torno al 3,5% — puede ser utilizado como combustible en reactores nucleares para generar electricidad, que según Irán es la finalidad de su programa.

Empero, si el uranio es enriquecido más, en torno al 90%, puede ser utilizado en la fabricación de ojivas nucleares.

Irán ha producido uranio enriquecido al 5% desde hace años y amplió ese enriquecimiento — en torno al 20%, considerado el límite entre el bajo y alto enriquecimiento — en febrero de 2010, alegando que lo necesita para producir combustible para un reactor de Teherán que elabora radioisótopos de uso médico, especialmente en el tratamiento de las dolencias cancerosas.

"Pronto instalaremos (en Fordo) 164 centrifugadoras de nueva generación", dijo Abbasi según la agencia noticiosa oficial IRNA.

Agregó que Irán triplicará este año su producción de uranio altamente enriquecido y que trasladará toda la operación de Natanz a Fordo.

El mes pasado, la AIEA dijo en un informe que Irán calcula que ha producido unos 56 kilos (125 libras) de uranio enriquecido al 20% hasta el 21 de mayo.