Mientras la actividad sísmica por la erupción del cordón volcánico El Caulle en esta zona del sur del país tendía a disminuir el miércoles, las autoridades visitaron la región y manifestaron su preocupación por la enorme cantidad de ceniza caída sobre cultivos, ríos y lagos.

Las autoridades mantienen la evacuación de miles de personas que viven próximas a El Caulle, situado a unos 900 kilómetros al sur de Santiago, pero autorizan esporádicos retornos de los lugareños para que alimenten al ganado y a los animales domésticos.

Vicente Núñez, director nacional de la Oficina Nacional de Emergencia, informó a la prensa que informes tecnicos indican que "se ha observado una disminución de la actividad sísmica", aunque tal disminución "no es concluyente", por ser parte de un proceso evolutivo.

El ministro de Agricultura, Antonio Galilea, recorrió la zona donde la erupción es visible ocasionalmente debido a las lluvias y las nubes. Además fuertes vientos y bajas temperatura imperan en esa región, donde el volcán entró en erupción el sábado.

"No obstante la emergencia que se vive, los ganaderos están acostumbrados a guardar forraje y por lo tanto tienen reservas de pasto. Si se agota estamos preparados para enfrentar la situación", dijo.

Algunos predios están cubiertos de una gruesa capa de ceniza, mientras otros se han salvado gracias a los vientos, que han llevado la columna de cenizas y material piroclástico hacia la vecina Argentina.

Miguel Oyarzún, ganadero del valle del río GolGol, fue uno de los debió alimentar a sus 50 cabezas de ganado con el forraje que guardaba pues las praderas de su hacienda están cubiertas de ceniza.

"Los animales estaban hambrientos y tuvimos que darle nuestro pasto guardado", contó.

El ministro de Agricultura manifestó también preocupación por la contaminación de los ríos y lagos. Sobre el agua de los ríos, como el GolGol y el Nilahue, se divisan capas de cenizas, y también algunos lagos han sido contaminados por las aguas de sus ríos afluentes.

Galilea informó q Desde Argentina se informó que localidades cercanas a la frontera, como villa La Angostura, afectadas por la caída de las cenizas y material volcánico, se recupera y despeja la gruesa capa que la cubrió. El balneario lacustre de Bariloche fue asimismo afectado por la ceniza, ya que los vientos la impulsaron hacia esas localidades argentinas.

Una delegación de autoridades gubernamentales y policiales, encabezadas por el gobernador de Osorno, Rodrigo Kauak, logró llegar hasta la frontera y traspasarla para reunirse con autoridades argentinas con las cuales compartieron información.