El ministro de Salud de Alemania dijo el miércoles que aunque él no puede dar una explicación sobre el brote de E. coli, un análisis de las últimas cifras de infecciones dan razón para tener esperanza de que la epidemia está en declive.

Daniel Bahr habló con la cadena de televisión ARD previo a un encuentro en Berlín para evaluar la crisis con el jefe de Salud de la Unión Europea, John Dalli, y otras autoridades del ramo. El tema que tratarán es el brote bacterial que ha matado a 24 personas e infectado a 2.325 en Alemania y a otras 100 en otras naciones de Europa y Estados Unidos.

Bahr reiteró que la fuente de la infección podría no ser encontrada nunca.

La causa de la crisis de contaminación todavía no es clara, pero autoridades de salud han advertido en contra de comer pepinillos, tomates, lechuga y retoños de hortalizas.