Cinco colegios municipales de esta capital permanecen en huelga y ocupados por sus alumnos en demanda de mejoras, mientras dirigentes estudiantiles llaman a extender el movimiento de protesta y a reeditar la "revolución de los pingüinos" de hace cinco años.

A su vez, el Colegio de Profesores convocó a un paro nacional para el 16 de junio, mientras una veintena de universidades de todo el país se encuentran paralizadas u ocupadas en demanda de mejoras en la educación superior y mayores aportes del gobierno a la educación pública.

Las ocupaciones de colegios comenzaron el lunes, cuando la policía desalojó el antiguo Liceo Barros Borgoño y detuvo a 70 estudiantes. Los jóvenes se enfrentaron con la policía lanzando mobiliario de las salas de clases.

El ministro de Educación, Joaquín Lavín, quien el martes fue objeto de un intento de agresión por parte de unos 40 estudiantes de una universidad estatal, llamó el miércoles al alcalde capitalino, Pablo Zalaquett, a actuar con energía frente a las tomas. Tres de los colegios municipales ocupados dependen de Zalaquett.

"Hay que enfrentar esto con fuerza. Si hay que ordenar desalojos, hay que hacerlo. Los padres quieren que sus hijos vayan a clases", advirtió Lavín.

El titular de Educación enfrenta un creciente descontento de los estudiantes secundarios y universitarios, así como del Colegio de Profesores.

Freddy Fuentes, vocero de la federación de estudiantes secundarios, informó que están llamando a los alumnos de otros colegios a sumarse a los paros y ocupaciones pacíficas de establecimientos educativos.

Los estudiantes secundarios pretender reeditar el movimiento que en 2006 paralizó la educación pública media en la denominada "revolución de los pingüinos", por su uniforme de camisa blanca y vestón azul. La entonces presidenta Michelle Bachelet apoyó algunas de las reivindicaciones de los jóvenes y desarticuló la protesta de 19 días al acordar beneficios para los alumnos y formar una comisión que estudió una nueva ley de educación.

Sin embargo, los cambios no dejaron satisfechos a muchos estudiantes que ahora demandan la estatización de la enseñanza básica y media y que deje de ser administrada por las municipalidades. Asimismo, exigen un pase escolar gratuito para el transporte público.

Hasta ahora el ministro de Educación sólo ha anunciado un fortalecimiento de la enseñanza técnica y un mayor apoyo a los estudiantes de ese sector.

Los universitarios realizaron la semana pasada un paro nacional, que fue apoyado por algunos rectores de universidades.