El primer ministro británico, David Cameron, manifestó hoy que la reputación de la FIFA, salpicada por acusaciones de corrupción, está "en el peor momento de su historia".

En una intervención parlamentaria, Cameron hizo un llamamiento al máximo órgano ejecutivo del fútbol mundial para que sea "más transparente y más responsable de sus actos".

En este sentido, se dirigió a la FA, la Federación inglesa, para que "juegue un papel realmente importante" para ayudar a reformar la FIFA tras la reciente elección de Sepp Blatter como presidente, en un proceso sin candidatos alternativos, que calificó de "farsa".

"Personalmente, he visto el sistema de gobierno del fútbol en el nivel internacional y no me impresionó lo que vi. Lo que diría es que la reputación de la FIFA está ahora en el peor momento de su historia y obviamente la elección con un solo candidato fue algo parecido a una farsa", declaró el primer ministro británico.

Cameron se implicó muy activamente en la candidatura de Inglaterra para organizar el Mundial de 2018, que finalmente organizará Rusia, en un proceso cuya limpieza fue cuestionada por la prensa y buena parte de la clase política británica.