Una erupción solar de magnitud mediana fue registrada por las cámaras de la NASA y, pese a lo espectacular de las imágenes, los científicos dicen que no tendrá un impacto significativo en la Tierra.

La NASA dijo que la erupción llegó a su nivel máximo el martes y creó una nube que pareció cubrir la mitad de la superficie del Sol. Las imágenes fueron registradas por el satélite en órbita llamado Observatorio Solar Dinámico.

Una información de prensa dijo que la energía solar despedida por la erupción deberá repercutir en el campo magnético terrestre el miércoles o jueves.

Sin embargo, no se cree que cause gran impacto. El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos pronosticó efectos menores sobre los satélites e impactos débiles sobre algunas redes de electricidad.