Los responsables de la empresa concesionaria del restaurante del Consejo de Europa pidieron hoy disculpas por no haber quitado hasta esta mañana un cartel que alertaba de la relación entre la bacteria "E.coli" y los pepinos.

El director de Clientela, Empresas y Administración de la firma, Eric Bossa, lamentó, en declaraciones a Efe, que el cartel haya estado puesto después de que se confirmaran que los pepinos no tenían relación con la citada bacteria.

"Vamos a iniciar una investigación para saber qué es lo que ha ocurrido", señaló Bossa, quien afirmó que su empresa, L'Alsacienne de Restauration, que gestiona el local, ha seguido escrupulosamente las recomendaciones de la empresa del grupo del que dependen, Elior, con sede en París.

El cartel puesto en el restaurante de esta organización paneuropea con sede en Estrasburgo (noreste de Francia) decía que "nuestra red de distribuidores no compra a los productores españoles sospechosos de estar en el origen de los lotes de pepinos contaminados".

Ese texto era el mismo que la nota enviada por Elior a sus empresas a finales de mayo para que la colocaran en los diferentes restaurantes cuya concesión gestionan e informaran así de la alerta sanitaria en Alemania.

El cartel también decía que "este tipo de bacteria (E.coli) es muy rara y tendría su origen en verduras frescas crudas (los pepinos son los principales sospechosos)".

El director de restauración de la empresa en el Consejo de Europa, Jean Marc Janel, tenía previsto entrevistarse a mediodía con la diputada del Parlamento Europeo María Muñiz, que había alertado sobre la presencia del cartel.

Janel afirmó que, durante los últimos 15 días, numerosos clientes han preguntado por los métodos de limpieza y descontaminación de verduras y que el consumo de ensaladas ha descendido de forma notable.

L'Alsacienne de Restauration tiene la concesión de 150 restaurantes en la región alsaciana y prepara diariamente 50.000 comidas.