El gobernador Bill Haslam promulgó una legislación que busca comprobar que los empleados de Tenesí tengan autorización para trabajar en Estados Unidos.

Esta medida representa una versión menos severa de la original, la cual exigía que todos los patrones utilizaran el programa federal E-Verify para probar que sus empleados se encontraban legalmente en el país.

La propuesta promulgada por el gobernador republicano mediante su firma el martes exime a los patrones que tienen cinco empleados o menos, y les permite conservar una copia de la licencia de automovilista del trabajador a quien recién contrataron, en vez de utilizar el E-Verify.

Los simpatizantes de la legislación la consideran necesaria para combatir la inmigración ilegal, mientras que los opositores advierten que sólo representará un gasto de tiempo y dinero para las empresas.