Los precios globales de los alimentos tuvieron un descenso leve en mayo aunque continuarán "en niveles persistentemente altos" durante los próximos meses, afirmó el martes la entidad especializada de Naciones Unidas.

La Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dijo que pueden esperarse precios altos y volátiles para lo que resta de 2011 y hasta 2012 debido a una declinación en las existencias y a aumentos pequeños en la mayoría de las cosechas.

Los precios de los alimentos bajaron en mayo 1% respecto de abril, pero continúan 37% arriba en comparación con mayo de 2010, según el índice de precios de la entidad. La FAO dijo que los precios menores de los cereales y el azúcar propiciaron la baja en el índice de mayo, lo cual compensó las alzas en la carne y productos lácteos.

Cuando el índice alcanzó en febrero su nivel más alto suscitó temores de una repetición de la crisis alimentaria de 2007-2008, cuando los precios elevados desataron hechos de violencia y tensiones políticas en diversas partes del mundo.

"Hemos constatado meses y meses de precios altos y volátiles sin que esté a la vista un próximo fin a esta tendencia", dijo Luca Chinotti, asesor político de la entidad de asistencia Oxfam.

En su informe Perspectiva Alimentaria, la FAO dijo que los próximo meses serán cruciales para determinar este año el comportamiento de los precios de las cultivos principales.

Son alentadoras las perspectivas para las cosechas de trigo en Rusia y Ucrania, pero las de maíz y trigo en regiones de Europa y América del Norte están en peligro debido al mal clima, dijo el informe.

El norte de Europa es asolado por una sequía que preocupa a los agricultores y amenaza con causar perjuicios a las cosechas. También hay informes de sequía en el sur de Estados Unidos mientras que, en contraste, una lluvia abundante afecta las plantaciones en las planicies del norte del país.