Goles de Blas Pérez y Luis Tejada permitieron a Panamá debutar el martes en la Copa de Oro con una victoria 3-2 ante Guadalupe, aunque la misma resultó ser más sufrida de lo esperado.

Pese a jugar todo el segundo tiempo en inferioridad numérica, Guadalupe logró asustar a Panamá en la recta final del partido con los goles de Brice Jovial.

"Nos complicamos al final del partido y no debió ser", dijo el técnico panameño Julio César Dely Valdés. "Teníamos el partido controlado, pero sufrimos al final".

El duelo puso en marcha el Grupo C, en el que a segunda hora Estados Unidos venció 2-0 a Canadá para completar la primera fecha.

Los panameños tuvieron un claro dominio ante un adversario con escasos argumentos. A los nueve minutos, Luis Henríquez casi marcó con un remate desde unos 55 metros.

Pérez se encargó de abrir el marcador a los 22 al aprovechar a boca de jarro un balón suelto y así batir al arquero Frack Grandel.

Apenas dos minutos después, Tejada se lució al desairar a dos defensores dentro del área y anidar el balón al ángulo.

Guadalupe se complicó más justo antes del descanso, cuando Michael Tacalfred fue expulsado con roja directa por una falta sobre Henríquez.

El tercer tanto panameño cayó a los 57 cuando Gabriel Gómez transformó un penal. Gómez debió ejecutar el remate dos veces.

Guadalupe descontó a los 63 gracias a un mal despeje de la defensa. El arquero panameño Jaime Penedo tapó el remate inicial, pero Jovial aprovechó el rebote para facturar.

Jovial aprovechó un centro de Rochard Socrier y con un toque sutil puso el 3-2 cuando faltaban 18 minutos para el final.

"El partido se nos fue de las manos un poco", dijo Pérez. "Sacamos el resultado, pero tenemos que corregir errores".

Por su parte, el técnico de Guadalupe, Roger Salnot, consideró que los panameños, con un hombre más, tuvieron más tiempo el balón. "Fue un resultado justo".

El defensor panameño Adolfo Machado tuvo que salir en ambulancia del estadio tras sufrir un aparente golpe en la cabeza al chocar con un rival a poco del final.

Panamá logró así cobrarse revancha de la derrota 2-1 ante el equipo caribeño en la primera ronda de la pasada edición.