El presidente de EE.UU., Barack Obama, abordará hoy asuntos como la intervención de la OTAN en Libia, la guerra en Afganistán y la crisis económica en su reunión con la canciller alemana, Ángela Merkel.

Ambos se reunirán en la Casa Blanca con ocasión de la visita de la canciller a Washington para recibir la Medalla Presidencial de la Libertad, la condecoración más alta que se entrega a una personalidad civil en EE.UU. y que sólo en raras ocasiones se ha concedido a líderes extranjeros.

Durante su encuentro abordarán asuntos como los procesos de transición democrática en Oriente Medio y la situación en Libia, según ha indicado Obama en una entrevista concedida al diario berlinés "Der Tagespiegel".

En ella señaló que busca abordar "cómo podemos mejorar nuestra colaboración para responder más efectivamente a los cambios en la región, incluida Libia".

Alemania rechazó participar militarmente en la operación de la OTAN en Libia y se abstuvo en la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU que aprobó una intervención para proteger a la población civil en el país norafricano.

Asimismo, repasarán la situación en Afganistán, un día después de que Obama haya celebrado su reunión mensual con su equipo de seguridad nacional sobre la marcha de la guerra.

Obama tiene previsto efectuar a lo largo de las próximas semanas una declaración sobre el comienzo de la retirada de los primeros soldados estadounidenses en julio.

Alemania cuenta con cerca de 5.000 soldados destacados en Afganistán, el tercer mayor contingente tras EE.UU. y el Reino Unido.

La economía supondrá también una buena parte de la conversación.

Además de la crisis de la deuda en Europa abordarán el nombramiento de un nuevo director gerente en el Fondo Monetario Internacional (FMI) que reemplace al dimitido Dominique Strauss-Kahn.

Alemania apoya decididamente la candidatura de la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, en detrimento del aspirante mexicano, Agustín Carstens.

EE.UU. no ha adoptado oficialmente una posición, si bien la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha indicado que "personalmente" da la bienvenida a la candidatura de Lagarde.

Merkel y Obama también abordarán la deuda estadounidense, que enfrenta a la Casa Blanca con los republicanos en el Congreso, que reclaman recortes presupuestarios para disminuir un déficit fiscal de 1,4 billones de dólares.

La canciller aprovechará también para exponer a Obama el plan energético de su país, que prevé renunciar a la energía nuclear para 2022 e incrementar en un 80 por ciento la producción procedente de fuentes renovables para 2020.

Obama quiere hacer de la inversión en energías renovables uno de los pilares de la recuperación económica estadounidense, aunque hasta el momento sus promesas de una nueva ley de Energía se han topado con la resistencia del Congreso.

La estancia de la canciller en la Casa Blanca concluirá con una cena de Estado en la residencia presidencial, a la que están invitadas más de 150 personas.