El gobierno de Filipinas acusó el martes a China de violar agresivamente un acuerdo destinado a impedir que se produzcan enfrentamientos por un diferendo sobre las Islas Spratly, la más reciente en una seria de quejas sobre incursiones chinas en el área reclamada por seis países.

El secretario de relaciones exteriores Albert del Rosario dijo el martes que el más reciente enfrentamiento en las islas del Mar del Sur de China cerca de la costa filipina es la amenaza más serie para los esfuerzos encaminados a resolver pacíficamente le disputa desde 1995, cuando China tomó por la fuerza el área conocida como Mischief Reef, que es reclamada por Manila.

El gobierno indicó que tiene evidencia que demuestra que hubo por lo menos seis intrusiones de China en áreas reclamadas por Manila dentro y cerca de las Islas Spratlys desde febrero. Entre las de mayor gravedad fueron disparos que hizo una embarcación china el 25 de febrero para alejar a los pescadores filipinos del Atolón Jackson.

Los filipinos, cuyas fuerzas no están bien equipadas no se comparan con el poderío militar de China, han recurrido a las protestas diplomáticas. El presidente Benigno Aquino III ha dicho que su gobierno se apresta a presentar una protesta ante las Naciones Unidas.