Los restos del disidente, Orlando Zapata Tamayo, quien falleció por complicaciones de una huelga de hambre en 2010 fueron exhumados el martes para ser cremados y posteriormente llevado por su madre a Estados Unidos.

"Fue algo muy breve a las siete de la mañana", confirmó a la AP vía telefónica Reina Luisa Tamayo, madre del opositor.

En el cementerio en la localidad de Banes, a unos 700 kilómetros al este de la capital, estuvieron familiares de Zapata y un par de disidentes, explicó. Dijo que los restos de su hijo serán cremados el martes en la capital cubana.

"Todo esto es muy fuerte" pero "resistiremos", agregó la mujer.

Se espera que Tamayo, las cenizas de su hijo y otros 12 parientes vuelen hacia La Florida el jueves con visas de refugiados entregadas por el gobierno de Estados Unidos.

Zapata, un albañil de 42 años, falleció en febrero de 2010 debido a las complicaciones de una huelga de hambre de varias semanas.

Las autoridades aseguraron que inicialmente Zapata no era un preso político, sino común y acusó a los disidentes de estimular la protesta para tener un "mártir". El deceso provocó fuertes críticas contra el gobierno cubano.