El comisario europeo de Salud y Consumo, John Dalli, ha pedido hoy a las autoridades sanitarias que "es importante que no se precipiten" al extraer conclusiones sobre el brote infeccioso provocado por la bacteria "E.coli".

En una declaración ante el Parlamento Europeo, el comisario, en un llamada a la prudencia, ha señalado que con la precipitación "sólo se genera miedo y se perjudica al sector hortofrutícola".

Dalli ha explicado que tanto la Comisión Europea (CE) como las autoridades sanitarias nacionales trabajan "a brazo partido" para dar con la causa del brote.

Las autoridades alemanas que hace unos días reconocieron que los pepinos andaluces no eran la fuente, señalaron el domingo a los brotes de soja cultivados en el norte de Alemania como posible causa de la infección, algo que también han descartado.

Sobre el sistema de alerta rápida que España pidió ayer para no repetir un episodio como el de la crisis del pepino, el comisario ha señalado que "hay que aprender de lo ocurrido" y que conviene "ser flexibles, claros y dar información clara y coordinada".

Por otro lado, Dalli ha apuntado que cualquier prohibición de vegetales europeos "es desproporcionada" pues "el brote se circunscribe a Hamburgo", en el norte de Alemania, y ha reiterado que está en contacto con las autoridades rusas para que levanten su veto a los mismos.

La bacteria "E.coli" ha provocado centenares de infecciones y ha causado ya 22 muertes en Alemania y 1 en Suecia.

En Luxemburgo, los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) debaten hoy en una reunión extraordinaria las ayudas que se concederán a los agricultores por la caída de las ventas provocada por la bacteria "E.coli" en Alemania.