Un cabezazo de Frickson Erazo le dio el martes a Ecuador un empate 1-1 contra Grecia en un duelo amistoso que ofreció la novedad de ser el primer partido de fútbol disputado en el Citi Field, un estadio de béisbol en Nueva York.

El zaguero Erazo anotó a los 59 minutos tras una magnífica maniobra de Edison Méndez, el veterano volante que ha vuelto con la selección ecuatoriana tras una ausencia de dos años.

Grecia abrió la cuenta a los 15 con el gol de Alexandros Tziolis. El volante del Racing de Santander español también definió con un cabezazo.

Fue un partido entretenido y parejo entre dos equipos que se entregaron a un trámite ofensivo con constantes llegadas, pero las imprecisiones de ambos bandos marcaron la tónica.

Ecuador, que venía de sacar empates con México (1-1) y Canadá (2-2) en una gira en Norteamérica, se prepara para disputar el próximo mes la Copa América en Argentina, en cuya primera ronda enfrentará a Paraguay, Venezuela y al campeón vigente Brasil.

"El balance es positivo", dijo Reinaldo Rueda, el técnico colombiano de Ecuador. "Fueron 14 días de trabajo y esa convivencia nos sirve para nuestros objetivos".

Los dirigidos por Rueda salieron con un planteamiento en el que procuraron tejer sus jugadas a base de toque a ras del piso. Pero se fueron desdibujando ante el orden de Grecia, que supo insinuar peligro con su velocidad por las bandas y también en acciones de pelota detenida.

"Fue un partido atractivo, en el que Ecuador siempre fue por el arco rival y propuso", dijo Rueda. "Pero nos falta finalizar mejor".

Confundido para hacer su juego, Ecuador pasó a pecar en las individualidades. El descanso le sirvió para ajustar líneas y, gracias a Méndez, dio su mejor versión en el complemento.

Inagotable a sus 32 años, Méndez se quitó a dos defensas dentro del área y sirvió el centro al segundo palo para que Erazo cabeceara.

Michael Arroyo se perdió el segundo casi de inmediato con un remate que se fue desviado.

Ecuador acusó la ausencia del volante Antonio Valencia, su astro que milita en el Manchester United.

El partido se jugó en el estadio de los Mets de Nueva York, uno de los dos equipos profesionales de béisbol en la ciudad, inaugurado hace tres temporadas a un lado de los terrenos del viejo estadio Shea.

La configuración para fútbol hizo que se eliminase el montículo para los lanzadores y los arcos fueron colocados a lo largo de la raya de tercera base y el jardín derecho.

"Todos sabíamos a qué veníamos. Sabíamos que habían jugado béisbol hace un par de noches. Tampoco afectó para nada el rendimiento de ambos equipos", comentó Rueda. "El vestuario, eso sí, era muy estrecho. Ecuador es una selección nacional y se merece mejor trato".

El estadio estuvo prácticamente lleno para su aforo de 42.000 aficionados, con una asistencia de 39.656. Las tribunas estuvieron teñidas casi dos tercios en el color amarillo de la camiseta ecuatoriana.

Fue algo inusual que albergara tanta gente, ya que la asistencia en los últimos años ha sido floja debido a los malos resultados de los Mets.