Las fuertes lluvias generadas en los últimos días por un sistema de baja presión dejaron dos personas muertas, destruyeron 25 viviendas y obligaron a evacuar a 8.442 personas en República Dominicana.

El director del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), Juan Manuel Méndez, dijo el martes que las lluvias que se registran en gran parte del país desde la semana pasada destruyeron cinco puentes en caminos vecinales, incomunicaron ocho barrios rurales en el área central del país y dejaron anegadas poco más de 2.100 viviendas.

Los organismos de socorro evacuaron a casas de familiares y amigos a 6.940 personas de los barrios marginales de la capital y la provincia Santo Domingo, cuyas hacinadas viviendas de madera y zinc quedaron anegadas por las crecidas de los ríos.

Méndez detalló que 25 viviendas fueron destruidas completamente, en su mayoría por el desbordamiento del río Licey, a unos 160 kilómetros al norte de la capital, así como por deslizamientos de tierra en las provincias Santiago, San Cristóbal y en barrios marginales de Santo Domingo.

Bolívar Ledesma, de la Oficina de Meteorología, explicó que las lluvias en gran parte del país continuarán hasta el jueves debido a que el sistema de baja presión ubicado sobre Gran Caymán ha dejado un amplio campo nuboso.

Miembros de la Defensa Civil recuperaron el martes el cadáver de un adolescente de 13 años que fue arrastrado la tarde del domingo por un arroyo en los alrededores de Santo Domingo.

De forma previa, un hombre de 28 años murió aplastado el viernes cuando un deslizamiento de tierra en los alrededores de Santiago, 150 kilómetros de la capital, destruyó su vivienda de madera y zinc.

El COE mantiene en alerta máxima a 25 de las 32 provincias, entre ellas la capital.