La Corte Suprema rechazó la impugnación a una política de California que otorga una rebaja a los inmigrantes indocumentados en los pagos de estudios en las universidades públicas.

Los jueces se rehusaron el lunes a analizar un decreto de la Corte Suprema de California que ratifica una ley estatal que brinda a los estudiantes que terminaron sus estudios secundarios una reducción en los pagos de pensiones en universidades públicas del estado sin importar su situación migratoria. La corte no hizo declaraciones sobre la decisión.

Quienes impugnan la ley argumentan que ésta entra en conflicto con la ley federal de inmigración que prohibe la ayuda para educación post secundaria para inmigrantes indocumentados.

Otros 11 estados — Illinois, Kansas, Maryland, Nebraska, Nuevo México, Nueva York, Oklahoma, Texas, Utah, Washington y Wisconsin — ofrecen beneficios similares a universitarios indocumentados.