La fiscal general Viviane Morales ordenó el martes investigar disciplinariamente al fiscal Ricardo Bejarano, quien llamó acto de "alta traición a la patria" una sentencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que declaró ilegal la información hallada en los computadores del abatido jefe guerrillero Raúl Reyes.

El hecho se originó durante el juicio hace cuatro días en contra el profesor universitario Miguel Angel Beltrán Villegas, sindicado por la Fiscalía de tener vínculos con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Bejarano argumentó en la audiencia que "ese fallo de la Corte es un fallo sesgado de la realidad; es un fallo que constituye una alta traición a la patria".

Y añadió que la CSJ "usurpó las funciones de un tribunal internacional" que, en su concepto, era el competente para emitir un juicio en ese sentido.

En el caso, una jueza penal de Bogotá absolvió de todos los cargos a Beltrán, que quedó libre al caer la tarde del martes.

En una carta enviada a la CSJ y divulgada por la Fiscalía, la fiscal general advirtió que las afirmaciones de Bejarano "reflejan única y exclusivamente su posición personal frente al tema".

"Esas declaraciones no fueron consultadas ni autorizadas por los superiores jerárquicos de ese funcionario y tampoco reflejan la postura de la Fiscalía", añadió.

En su concepto, la entidad a su cargo "respeta y acata integralmente las decisiones adoptadas por la Honorable Corte Suprema de Justicia, y rechaza cualquier clase de afirmación que descalifique o ponga en tela de juicio la integridad de esa Corporación".

Por ello, dijo que solicitó "a la oficina de Veeduría y Control Disciplinario Interno de la Fiscalía... que proceda a investigar el comportamiento del doctor Ricardo Bejarano, en orden a determinar si con esas declaraciones incurrió en violación a alguna disposición disciplinaria de la entidad".

En varias oportunidades la AP intentó, sin suerte, ubicar al fiscal Bejarano en su teléfono celular para conocer su reacción sobre la carta de Morales a la CSJ.

El 18 de mayo, al resolver la situación jurídica del ex congresista de izquierda Wilson Borja, la CSJ concluyó que "los que se han llamado 'correos electrónicos' de 'Raúl Reyes' en realidad se desconoce si lo fueron, pues no se hallaron en un navegador o red de transmisión de datos, sino en formato Word, en archivos estáticos que no ligan un origen con un destino". Es decir, los declaró ilegales.

Beltrán fue capturado en México en mayo de 2009 y deportado a Colombia. Con base en la información de los computadores portátiles de Reyes, la Fiscalía lo sindicó, entre otras cosas, de tratar de reclutar para las FARC estudiantes en México y de asistir a congresos internacionales a nombre de esa organización ilegal.

"Quedó plenamente demostrado... que soy inocente porque no hubo pruebas que me vincularan con las FARC... el pensamiento libre no se puede criminalizar", dijo Beltrán a los reporteros a la salida de La Picota, una cárcel del sur de Bogotá. "Quiero volver a la universidad... de donde nunca debí salir".

La Fiscalía ha dicho que es muy probable que otros 28 procesos que se abrieron con base en los computadores del jefe guerrillero corran la misma suerte que el de Beltrán.

Reyes fue abatido el 1 de marzo de 2008 tras un bombardeo de las Fuerzas Armadas de Colombia a un campamento de las FARC que estaba ubicado en territorio ecuatoriano.