El gobernador del Banco de México y candidato a la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), Agustín Carstens, declaró hoy que bajo su control, el organismo "ayudaría" a que los países europeos tomen las "decisiones difíciles" que necesitan para salir de la crisis.

Carstens se reunió hoy en Ottawa con el ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty, y el gobernador del Banco de Canadá, Mark Carney, como parte de su campaña para obtener apoyos de cara a la elección del nuevo director gerente del FMI tras la dimisión del francés Dominique Strauss-Khan.

Strauss-Khan se vio forzado a dejar la dirección del FMI tras ser detenido en Nueva York (Estados Unidos) acusado de asaltar sexualmente la empleada de un hotel.

El organismo multilateral anunciará el próximo 30 de junio quién es su nuevo director. De momento Carstens se enfrenta por el puesto a la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, y a la tradición de que sea un europeo quien dirija el FMI.

Tras su reunión con Flaherty y Carney, Carstens dijo durante una rueda de prensa que el candidato ganador debería ser elegido por sus méritos y no su nacionalidad y que él personalmente tiene la experiencia de gestionar situaciones de crisis financiera tras haber ocupado el cargo de ministro de Finanzas en México.

"No cuestionó las credenciales (de Lagarde) sino el hecho de que sólo porque es una europea tiene que obtener la posición", dijo Carstens.

Carstens también se preguntó "¿por qué el FMI dirigido por un europeo pudo ayudar a Latinoamérica cuando tuvimos problemas pero un latinoamericano al frente del FMI no puede ayudar Europa".

A preguntas de Efe sobre qué medidas tomaría el FMI con respecto a la crisis financiera europea si el dirigiese el organismo, Carstens dijo que "en términos generales lo que Europa necesita es tomar decisiones difíciles con sensibilidad social. Sin tomar esas medidas la situación no se estabilizará".

"Mi enfoque sería precisamente ayudar a que los países tomen las decisiones que tienen que adoptar, proporcionarles el apoyo para ayudarles", añadió Carstens.

El gobernador del Banco de México dijo que durante su reunión con Flaherty y Carney discutieron la situación económica de los dos países y que los dos representantes canadienses escucharon "con atención mi visión del FMI".

Carstens explicó que los dos canadienses "dijeron lo que ya han dicho en otras ocasiones: que el proceso de la elección debería ser abierto y transparente".

Carstens también dijo que Canadá "aplaudió un participante de un país emergente con mis credenciales".

El candidato mexicano añadió que el FMI debería mejorar su vigilancia, así como estudiar cómo mejorar el sistema monetario, su gestión y su capacidad de conceder préstamos.