El ministro Antonio Palocci, mano derecha de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, renunció el martes a su cargo en medio de un escándalo por versiones de que aumentó en 20 veces su patrimonio personal antes de asumir el cargo en el gabinete.

Palocci, jefe de gabinete de Rousseff, presentó su renuncia un día después de que el Procurador General de la República (fiscal general), Roberto Gurgel, decidió que no había ninguna ilegalidad en el aumento de riqueza del funcionario y que no abriría un proceso en su contra.

No obstante, la decisión no aplacó la presión política de la oposición en el Congreso, que reclamaba su convocatoria para explicar sus ingresos, ni generó respaldo entre sus aliados.

Una nota divulgada por la oficina de prensa del ahora ex ministro justificó su salida como una forma de evitar un choque político que perjudique al gobierno.

"El ministro considera que la robusta manifestación del Procurador General de la República confirma la legalidad y la rectitud de sus actividades profesionales en el período reciente", señaló la nota.

Agregó que "la continuidad del embate político podría perjudicar sus atribuciones en el gobierno. Ante ello, prefirió pedir su separación".

La presidenta Rousseff confirmó en un comunicado la recepción de la carta y "lamentó la pérdida de tan importante colaborador".

El comunicado también reveló que Rousseff ofreció el cargo vacante a la senadora Gleisi Hoffman, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT). Hoffman es esposa del actual ministro de las Comunicaciones, Paulo Bernardo Silva.

Palocci, de 50 años de edad, es un médico de profesión que ejerció como ministro de Hacienda en los primeros años del gobierno del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), y se le atribuye haber creado un clima de confianza entre los agentes económicos dentro y fuera de Brasil en la administración del ex líder sindical izquierdista.

Abandonó ese cargo en 2006 en medio de otro escándalo, provocado por la quiebra del sigilo bancario de un vigilante de casa que habría revelado sus contactos con empresarios acusados de actividades ilegales. La justicia lo absolvió de ese caso.

Palocci volvió al centro de la tormenta política a finales de mayo cuando el diario Folha de S. Paulo publicó que entre 2006 y 2010, cuando fungía como diputado, habría aumentado en 20 veces su patrimonio personal.

El ex ministro no confirmó el monto pero aseguró en entrevistas concedidas el viernes que recibió cuantiosas remuneraciones al prestar servicios de consultoría a empresas privadas.