El presidente de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU., Ben Bernanke, afirmó hoy que espera que el crecimiento económico "repunte algo" en la segunda mitad del año, cuando "se disipen los efectos del terremoto en Japón y se moderen los precios del combustible".

Bernanke reiteró que la recuperación de la economía de EE.UU. continúa "a un ritmo moderado", pese a ser "desesperadamente lento" desde el punto de vista del empleo, y consideró las presiones inflacionarias como "transitorias".

El presidente de la Fed restó importancia al reciente dato de desempleo de mayo en Estados Unidos, cuya tasa subió de 9 % a 9,1 %.

"Aunque el mercado laboral permanece débil y el progreso ha sido desigual, en conjunto hemos visto signos de mejoramiento gradual", dijo en un discurso en la Conferencia Monetaria Internacional en Atlanta.

Asimismo, defendió el paquete de estímulo monetario puesto en práctica por la Fed en noviembre, mediante el que se inyectaron 600.000 millones de dólares en el sistema, e indicó que debido al contexto económico de EE.UU. las bajas tasas de interés se mantendrán así por "periodo extenso".

Bernanke recordó que el país "viene de la mayor crisis financiera y la más grave explosión de la burbuja inmobiliaria desde la Gran Depresión".

"En este contexto", subrayó, "la política monetaria no puede ser una panacea".

Sin embargo, recalcó que el estímulo monetario "ha ayudado sin duda a estabilizar el sistema financiero, facilitar el crédito, proteger ante el riesgo de deflación y promover la recuperación económica".

Respecto a la inflación, sostuvo que la mayoría de los miembros de la Fed ven las presiones inflacionarias, impulsadas por los precios de los alimentos a nivel mundial y el alza del petróleo, como "transitorias y esperan que permanezcan contenidas a medio plazo".

Por ello, afirmó que el reciente descenso en algunos de los precios de materias primas observado en los mercados internacionales "puede ser un indicio de que esta moderación ya está ocurriendo".

El pasado abril, la Fed redujo sus previsiones de crecimiento de Estados Unidos para 2011 a entre un 3,1 % y un 3,3 %, por debajo de lo previsto el pasado enero, cuando avanzó que el crecimiento podría llegar al 3,9 por ciento.