Cinco personas de la etnia terena resultaron gravemente heridos cuando desconocidos arrojaron una bomba de gasolina y rocas a un autobús escolar, dijeron defensores de los derechos indígenas en el sudoeste de Brasil.

Flavio Vicente de Machado, un funcionario del Consejo Misionero Indígena, de la Iglesia católica, dijo que en el vehículo viajaban 30 estudiantes indígenas de 15 a 29 años cuando fue atacado el viernes. Los heridos sufrieron quemaduras de tercer y cuarto grado.

Según dijo el martes, líderes indígenas sostienen que el ataque, en el estado de Mato Grosso do Sul, fue ordenado por hacendados y agricultores interesados en usurpar terrenos asignados por el gobierno a los terenas.

La policía federal investiga el ataque y no respondió llamados telefónicos que se le hicieron en procura de comentario.